Un puñado de retales del pasado en forma de cuento

.
La Biblioteca Viva de Al-Andalus acoge la presentación de un libro de cuentos de 17 escritores nacionales que ha estado coordinado por la catedrática María Jesús Viguera Molins

La Biblioteca Viva de Al-Andalus ha acogido la presentación del volumen Antología de cuentos históricos: Retales del pasado, una nueva colección que reúne cuentos históricos de 17 escritores nacionales. Coordinado por la catedrática de Estudios Árabes Islámicos de la Universidad Complutense de Madrid, María Jesús Viguera Molins, al acto no faltaron algunos los escritores que han formado parte del libro: Teo Palacios, Concha Perea, Miguel Aceytuno, Richard Ibáñez, José Manuel Sánchez Sevilla y Carolina Molina. Entre el resto de nombres que completan el libro están los de Francisco Narla, Javier Negrete, Magdalena Lasala, Olalla García o Javier Pellicer.

“Ya hemos recibido una enorme cantidad de emails y vamos a hacer todo lo posible para que se difunda”, concretó la catedrática, que hizo hincapié en la problemática definición de la novela histórica en la actualidad, a camino entre Historia y ficción, el origen de la novela histórica en España o la heterogeneidad de la colección (tanto por el amplio abanico en la relación de cuentos que se ofrecen como por los participantes de la misma).

Ante un debate y difícil consenso entre los seis escritores presentes, algunas de las ideas mostradas fueron: “El novelista histórico verdaderamente no sabe, parte de la incertidumbre y ha de dejarse llevar por el rigor del corazón; escribir sobre algo pasado es como acercarse a los grandes y mirarles a los ojos”, opinó el escritor catalán Miguel Aceytuno.

Por su parte, la escritora sevillana Concha Perea, licenciada en Conservación del Patrimonio, matizó cómo para ella acercarse a la narrativa histórica es “una cuestión de diversión, una búsqueda de aventuras”. Asimismo, la escritora hizo apelación al desplazamiento de la Historia como una cuestión aburrida entre los más jóvenes: “la forma en la que se enseña Historia en los institutos debe ser más amena. Por ejemplo: Julio César fue mucho más que veni, vidi, vici: historias de sexo, epilepsias constantes que escondía ante los demás, etc.: eso también debería enseñarse en los institutos”, concluyó la escritora sevillana.

No obstante, entre el público se señaló la paradoja de que el lugar más destacado entre los best-seller en narrativa española es para la novela histórica. José Manuel Sánchez Sevilla, escritor sevillano que reside en Córdoba, explicó que “es así: de hecho las series televisivas que triunfan son Los Tudor, Isabel... Es más: en El club de lectura de la Biblioteca Central, aquí en Lepanto, el número de participantes en novela histórica duplica al de la novela negra. Lo que quiero decir es que los datos hablan por sí solos”.

Algunas de las historias del libro que se leyeron fueron el cuento de Richard Ibáñez, segundo de los escritores catalanes en participar, que ha escrito en torno a María de Estrada, el personaje femenino olvidado por la historia que acompañó a Hernán Cortes al descubrimiento de América; o la leyenda cordobesa del sótano de la Casa de los Villalones, recuperada por Manuel Sánchez en la colección: “El problema de la documentación y el de la datación es fundamental: por ejemplo, esta leyenda no se podía fechar, pues se conoce en Córdoba de generación en generación; no sé, podrá tener muchísimos años”, concluyó.

Etiquetas
stats