Posadas y Cusco (Perú), “aliadas fraternales” por el Inca Garcilaso

Detalle del retrato del Inca Garcilaso, obra del pintor cuzqueño Francisco González Gamarra
Un acuerdo bilateral entre ambas ciudades pretende favorecer “experiencias comerciales, culturales, educativas y sociales” | La Ruta BBVA Quetzal pasará este año por Córdoba en honor del 400 aniversario de la muerte del escritor mestizo

El 23 de abril de 1616 no murieron ni Cervantes ni Shakespeare. El escritor español lo hizo el día 22 y el inglés el 23 de abril del calendario juliano, que corresponde al 3 de mayo del calendario gregoriano. Quien sí murió exactamente ese día fue el escritor e historiador mestizo Inca Garcilaso de la Vega, nacido en 1539 en la Ciudad Imperial del Cusco, patria de los Incas, y enterrado en 1616 en la Capilla de las Ánimas de la Mezquita Catedral de Córdoba.

Posadas se suma a los actos del 400 aniversario de su muerte en este 2016, ya que el escritor frecuentó numerosas veces la localidad de la vega del Guadalquivir para documentarse, a través de Gonzalo Silvestre, para su obra La Florida del Inca (1605). Silvestre era regidor de la villa y un viejo amigo del Inca, a quien conoció cuando contaba con apenas 10 años compartiendo mesa y tertulias en la casa de su padre de la plaza Cusipata del Cusco, hoy Museo Histórico Regional. De las visitas del escritor a “Las Posadas” existen diversas pruebas documentales, entre ellas una carta manuscrita del propio Inca que hace referencia expresa a su paso por Posadas en 1593. El original de esta carta se conserva en la Torre do Tombo de Lisboa, el Archivo Nacional de Portugal. “Gracias a la figura del Inca Garcilaso hemos establecido relaciones bilaterales con la ciudades de Cusco, en Perú, y San Agustín, en Florida, que pueden favorecer el intercambio de experiencias a todos los niveles; comerciales, culturales, educativas o sociales”, revela Luis Palacios, presidente de la Asociación Cultural Inca Garcilaso de la Vega de Posadas, además de coordinador Provincial de GECA y vocal de cultura del Instituto Nauta para la promoción del legado español en América. Un documento oficial fechado en enero de 2014 reconoce a ambas ciudades como “aliadas, fraternales y cooperantes” por la mutua vinculación con la figura del Inca.

Gomes Suarez de Figueroa, nombre con el que nació el Inca Garcilaso de la Vega, emprendió camino a España a la muerte de su padre, Sebastián Garcilaso de la Vega. Se asentó en Montilla sobre 1561, en la casa del capitán Alonso de Vargas, su tío, quien también lo era, por nupcias con Luisa Ponce de León y Argote, del mismísimo Luis de Góngora.

 Tras 30 años en Montilla se estableció en Córdoba desde 1591 y de su legado patrimonial en la ciudad califal aun queda la casa de la calle Deanes (hoy taberna) donde falleció. Fue mayordomo del Hospital Antón Cabrera, hoy sede de la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía, en Córdoba. Cambió la espada por la pluma y el hábito y se hizo clérigo, religioso humanista y estudioso. Tuvo un hijo, Diego de Vargas, a quién encargó la transcripción de sus obras en vida y el cuidado de su capilla en muerte.

Palacios anuncia que la Ruta BBVA Quetzal transitará por Córdoba en el IV Centenario del Inca, con lo que ello supone “internacionalmente” para la difusión turística y patrimonial de la ciudad, “gracias a las gestiones altruistas del Instituto Nauta y al buen entendimiento con Miguel de la Quadra Salcedo”.

La Asociación Cultural Inca Garcilaso de Posadas interpreta este capítulo de la historia y de la cultura “como la puerta de entrada al diálogo entre países y naciones con una historia y un pasado en común”. Por eso Luis Palacios propone que Córdoba sea reconocida como “Capital Mundial del Mestizaje”. Y es que la búsqueda interior del Inca Garcilaso para definir su identidad y encontrar su lugar en el mundo desde la diversidad - concretamente desde su dualidad al ser hijo de padre español y madre Inca- hacen absolutamente contemporáneo su discurso y sus famosas cuestiones “¿Soy Indio? ¿Soy Mestizo? ¿Soy Español?”.

Etiquetas
stats