ENTREVISTA

Olga Scheps: "No creo que ningún tipo de música sea elitista; la música es para todos"

Olga Scheps

La pianista ruso-alemana Olga Scheps es una de las pocas presencias femeninas de la 19 edición del Festival de Piano Rafael Orozco y, también, una de las intérpretes más heterodoxas de todos cuanto van a recalar este noviembre en la ciudad. Nacida en Moscú hace 35 años, hija de dos pianistas, no tardó en despuntar con un estilo interpretativo que combina una intensa emotividad, una poderosa expresividad con una extraordinaria técnica pianística.

Y, por encima de estas cualidades, está su empeño en llevar a los escenarios piezas que no suelen ser la primera elección de la mayoría de sus colegas. Su criterio como pianista la llevó a fichar, con apenas 23 años, por Sony Classical. Desde entonces, ha encadenado un éxito detrás de otro.

En parte por la versatilidad estilística, que la lleva a dedicar discos a Chopin, Tchaikovsky o Erik Satie, o a incorporar en su repertorio piezas de luminarias de la música electrónica como Aphex Twin o Chilly Gonzalez.

PREGUNTA. Ha costado un año, pero finalmente ha podido tocar en Córdoba. Y has venido con un buen puñado de clásicos.

RESPUESTA. Sí. Tenía muchas ganas de tocar en Córdoba y de experimentar esta hermosa ciudad. Como sabes, he venido con una sonata anterior y una tardía de ese increíble y versátil compositor que nunca se repite llamado Beethoven. También he tocado una obra de Schumann que está llena de fantasía, diferentes símbolos y personajes. El último trabajo ha sido Wanderer-Fantasy de Schubert, que habla de la asombrosa variedad de sentimientos profundos que hay en nuestros pensamientos, sueños, momentos de esperanza y profunda tristeza.

P. ¿Conocías el festival y la figura de Rafael Orozco antes de que te propusieran tocar aquí?

R. Sí, claro que conozco a Orozco, y me gustan mucho sus actuaciones. Eran apasionadas y contundentes, están llenas de fuego, de ideas claras y de vida.

P. Además, este concierto estaba previsto hace un año. Al final, la música ha vencido a la pandemia.

R. Sí. Estoy feliz de que los conciertos vuelvan. Y muy agradecida, además, con los organizadores y las agencias, que están trabajando tan duro para que todo vuelva a la normalidad, incluso si la nueva normalidad significa estar listo para cambiar de planes y sin saber exactamente lo que sucederá.

P. ¿Te notas diferente ahora cuando tocas, después de todo lo que hemos pasado?

R. Pues a veces me siento joven de nuevo. Siento como si estuviera comenzando como concertista, como una pianista que no tiene tantos conciertos.

Las actuaciones de Rafael Orozco eran apasionadas y contundentes

P. Uno de tus últimos discos, Family, tiene un interesante equilibrio entre clásicos y música popular y de alguna manera, no sé si deliberada, muestra el parentesco que hay entre estos dos estilos.

R. Muchas gracias. He escogido música de muchos siglos y diferentes épocas de la historia para disfrutar de la amplia gama de diferentes estilos que hay. Al mismo tiempo, me parece muy hermoso cómo la música habla de los sentimientos que todos tenemos, sin importar dónde o cuándo se compuso.

P. También has incluido en tu repertorio a artistas contemporáneos como Aphex Twin o Chilyy Gonzalez en tu repertorio. ¿Qué te lleva a acudir a este tipo de artistas vinculados a la música electrónica e incorporarlos a tus discos?

R. Es que Chilly Gonzales es uno de mis compositores favoritos. Yo ya lo conocía mucho antes de que viniera a verme a uno de mis conciertos. Ahora ha escrito un segundo trabajo para mí y es un artista increíble. En general me interesa todo el mundo musical y suelo tocar la música que amo.

P. Eso explica que puedas pasar de Chopin a Erik Satie. Es una buena manera de quitarle a la música clásica el sambenito de elitista.

R. Hoy en día es muy común nombrar cada música que se toca en un violín o en un piano como música clásica, pero la época real de la música clásica fue el siglo XVIII. Luego fue la era romántica de la música y luego la música moderna. No creo que ningún tipo de música sea para gente especial ni elitista; la música es para todos. El resto es una cuestión de gusto personal.

P. ¿Te sientes libre cuando estás delante del piano?

R. Siento casi todas las emociones posibles cuando estoy tocando. Siempre depende de qué se trate la música y qué emoción e historia estoy a punto de contar.

La nueva normalidad significa estar listo para cambiar de planes y sin saber exactamente lo que sucederá

Etiquetas
Publicado el
13 de noviembre de 2021 - 06:01 h
stats