Las obras de mejora de la carretera de acceso a Medina Azahara se harán en 2019

.

El vicepresidente de la Diputación de Córdoba, Salvador Blanco, anunció el pasado viernes que en 2019 “se realizará el proyecto, la licitación y la ejecución” de mejora de la vía de escasos quinientos metros que hoy separan, “y que deberían en realidad unir” para los Amigos de Medina Azahara, la carretera de Palma del Río con el acceso principal al Conjunto Arqueológico. La competencia de este tramo de carretera pertenece a la institución provincial.

Blanco realizó este anuncio durante la presentación de la Columna sin fin 2 que ha realizado el artista Juan Serrano de forma colectiva con los Amigos de Medina Azahara y que se exhibe desde el viernes junto a la puerta del Centro de Recepción de Visitantes. El vicepresidente provincial confirmó que el área de planificación de la Diputación ya está trabajando en la propuesta denominada Caminando a Medina que han hecho los arquitectos Pedro Caro y Manuel Pedregosa, ambos miembros de la citada Asociación.

“La propuesta parte de la existencia, en la actualidad, de unos arcenes de tres metros a ambos lados de la carretera de acceso a Medina Azahara, que pueden ser acondicionados para uso peatonal y/o de bicicletas”, según se explica en la web de Amigos de Medina Azahara. En la actualidad, la entrada al Conjunto Arqueológico se realiza por dos vías: dos veces al día a través de un autobús turístico del Consorcio de Turismo de Córdoba o por transporte privado.

Para la asociación, estos 500 metros son unos mil pasos, “una distancia física muy corta y una distancia mental que mantiene a Medina Azahara muy alejada de la ciudad de Córdoba y sus habitantes”. Una distancia que, “trasladada al ámbito cotidiano, se reconoce como en un paseo de corta duración: desde la Puerta del Puente al Paseo de la Ribera (517 metros), a Ronda de los Tejares (540 metros) o a la Avenida Gran Capitán (637 metros)”.

Los arquitectos presentaron su proyecto a la ciudadanía en febrero de 2017 y lo describieron como “una solución sencilla con losas que dejan pasar el agua” en los tres metros que deja a cada lado la carretera, manteniendo la función que ahora tienen esos espacios para recogida de lluvias pero haciéndolos transitables. Entonces no se atrevieron a cuantificar el coste de esta intervención pero la calificaron de “mínima, bastante baja” y que se podría hacer con planes de empleo.

Etiquetas
stats