La Junta busca inversión privada para restaurar el Salón Rico

Turistas en el Salón Rico de Medina Azahara, antes de su cierre | MADERO CUBERO
La reforma lleva paralizada desde 2009 pero la carrera para convertir a Medina Azahara en Patrimonio Mundial de la Unesco han acelerado los contactos

La consejera de Cultura, Rosa Aguilar, ha señalado este lunes, que se está trabajando en una fórmula de inversión privada que desbloquee la reforma del Salón Rico de Medina Azahara. En el año 2009, el Salón Rico del yacimiento arqueológico de Medina Azahara cerró sus puertas para someterse a unas obras de restauración. Desde entonces no ha vuelto a abrirse.

El Salón Rico fue construido en el siglo X y reconstruido en los años cuarenta del siglo XX por Félix Hernández. Entre 1975 y 1982 Rafael Manzano completó la obra, que pudo ser entonces contemplada por los turistas. En febrero del año 2009 comenzaron unas obras en el Salón Rico financiadas a cargo del programa del 1% Cultural, del Ministerio de Fomento. Estas obras, con un presupuesto de 1,2 millones de euros, se suspendieron al tener que volver a contratar una dirección técnica. Esta nueva contratación nunca se ha hecho.

En cualquier nada se sabe sobre la identidad u origen del capital de estos inversores. Tampoco se habla de plazos. Aguilar se ha limitado a decir que se trabaja para que los avances se den lo antes posible. Un trabajo que, tras siete años, ya parece que corre más prisa, debido a la candidatura de Medina Azahara para que la Unesco declare el conjunto arqueológico omeya como Patrimonio Mundial.

La obra original del Salón Rico preveía la demolición del pavimento, el picado de revestimiento de mortero de cemento en muros, una excavación con seguimiento arqueológico para la nivelación de la terraza superior, el recrecido de muros de contención de mampostería, la realización de atarjea de ventilación de los muros del Salón, la revisión y puesta en funcionamiento de la instalación de electrofóresis, la creación de barrera química mediante la inyección de siliconatos en los muros de la cabecera del salón y en los contrafuertes de la cámara bufa, la limpieza, el enrejado y la restauración de pavimento agrietado. Pero la obra está pendiente de concluir, hasta que no se vuelva a adjudicar la dirección técnica.

En declaraciones a Radio Córdoba, el secretario general de Cultura, Eduardo Tamarit, confía en que los trabajos se puedan reiniciar "lo antes posible" una vez que la administración cuente con las garantías jurídicas posibles para volver a adjudicar la dirección técnica.

No obstante, en el año 2014 se volvió a adjudicar la segunda fase de la obra, que era la reposición de los autariques del Salón Rico de Medina Azahara. Estos trabajos se iban a financiar gracias a un convenio firmado por el Instituto Andaluz de Patrimonio con la World Monuments Fund (WMF) en octubre del 2011. En total, estaba prevista una inversión de medio millón de euros y un plazo de obras de 15 meses, que deberían acabar precisamente ahora.

Pero esta segunda fase de las obras también está suspendida. Según la información de la SER, los trabajos se interrumpieron este verano por orden del Instituto Andaluz de Patrimonio y no han vuelto a ser retomados. En total, se tenían que haber recolocado más de 5.000 autariques. La obra fue suspendida por falta de presupuesto y su reinicio estaría pendiente de una addenda al convenio que se negociaría con la WMF la próxima semana. Considerado la gran maravilla de Medina Azahara, yacimiento que aspira a ser Patrimonio Mundial de la Unesco en el año 2018, el Salón Rico fue construido entre el 952 y 957, siguiendo el esquema basilical del Salón Superior, aunque con tres naves en lugar de cinco. El salón tripartito se divide mediante dos hileras de columnas con basas y capiteles de avispero, fustes de mármol rosa y negro y cimacios sobre los que descansan arcos de herradura. Los paramentos tienen un zócalo de mármol blanco del que emana una decoración de aplacados de piedra. Los turistas llevan ya siete años sin poder disfrutarlo.

Etiquetas
stats