Inma Cuesta: “En la única película en la que mantengo mi acento cordobés es en 'La Voz Dormida'”

Inma Cuesta

Quien ha trabajado con ella reconoce que Inma Cuesta es un talismán. Todo lo que toca brilla tanto como sus sureños ojos negros. Candidata por segunda vez al Goya como actriz protagonista, se enfrentará a tres actrices de drama: Nora Navas (Todos quieren lo mejor para ella), Marian Álvarez (La Herida) y Aura Garrido (Stockholm). Cuesta es la única que compite por un personaje cómico en esta categoría, un papel, el de Rut en 3 bodas de más, por el que le costó mucho decidirse al ser su primera comedia tras varios años de intensos dramas en la gran y pequeña pantalla.

En la película, que continúa siendo un éxito en la taquilla española, la vemos por primera vez cantar, bailar, emborracharse y hacer el ganso dirigida por Javier Ruiz Caldera (Promoción fantasma)."Lo he disfrutado mucho, he jugado mucho y es verdad que también he tenido miedo al principio por ser un género que no había trabajado nunca, a estar muy expuesta a la crítica, a lo que digan de ti y más después de mis trabajos anteriores con tanta carga emocional". De este modo nos atiende a diez días de los Goya desde madrid: risueña y tranquila.

PREGUNTA. Con otra de las candidatas revelación, la cordobesa María Morales, compartes formación: la Escuela de Arte Dramático de Córdoba

RESPUESTA. Sí, María, fuimos compañeras de promoción pero no estaba en mi clase aunque claro que la conozco y me llevé un alegrón por su candidatura. Estamos fuertes los andaluces.

P. ¿Qué recuerdos te vienen a la cabeza de tu paso por la Escuela cordobesa?

R. Sigo teniendo mucha relación con mis compañeros de Córdoba. Nos vemos cada año por Navidad con una cenita, cuando estuve nominada por primera vez se juntaron todos para verlo y ahora estos días haré una fiestecita para celebrarlo con ellos y también con los compañeros nominados de la película. Estuve hace poco visitando la escuela, que han reformado lo que llamábamos la parte vieja y está preciosa. Como la ciudad.

P. ¿Qué tal te llevas con tu acento andaluz a la hora de trabajar?, ¿te han pedido muchas veces que lo neutralices?

R. Sí, claro. En la única que mantengo mi acento, aunque más cordobés, es en La voz dormida. También en las obras ¡Ay, Carmela! y Hoy no me puedo levantar, pero en la mayoría tienes que neutralizarlo y yo no tengo ningún problema. Nací en Valencia aunque me crié en Andalucía, y ese acento lo tengo escondido en algún lugar de la memoria. Tampoco es algo que me importe, cuando me lo piden lo hago, cuando veo que le va bien al personaje lo hago, pero a veces neutralizar el acento hace que te distancies un poco de ti y eso a veces es bueno. Cuando uno se oye hablar con un acento que no es el suyo es como salir de ti y acercarte más al personaje.

Seguir leyendo en Cineandcine...

Etiquetas
stats