Gutiérrez Solís reanuda los encuentros entre autores y lectores en la Librería Luque

.

Con mascarilla obligatoria, dispensadores de hidrogel, manteniendo la distancia de seguridad y una ordenada cola, la Librería Luque ha sido el escenario para que Salvador Gutiérrez Solís firme ejemplares de El Lenguaje de las Mareas (Ed. Almuzara) y así volver a las actividades que en el establecimiento ponen en contacto a los autores con sus lectores.

La desaparición, a fines del verano de 2018 de dos chicas de 17 y 18 años al salir de madrugada de un chiringuito de Ayamonte, le sirve al autor para diseñar un trepidante thriller en el que el peso de la investigación vuelve a recaer en la peculiar inspectora Carmen Puerto que ya conocimos en la anterior entrega de Gutiérrez Solís, “Los amantes anónimos”.

Pero “El Lenguaje de las Mareas” es mucho más que la narración de un crimen y la investigación para resolverlo. Gutiérrez Solís, sabedor de que la novela negra es un género que permite hacer una radiografía social y política muy concreta de la realidad, ha construido su relato como un puzzle, “una muñeca rusa”, como él mismo la define, en la que se tratan temas muy actuales como el mal y el buen periodismo ante este tipo de sucesos, la corrupción política, la desigualdad y la violencia contra las mujeres, la adopción como una forma de construir vínculos familiares o la súper exposición en las redes sociales que tergiversan las verdaderas identidades.

Todo ello, además, teniendo en cuenta el peculiar paisanaje y paisaje de Ayamonte y sus alrededores, las marismas que rodean la desembocadura del Guadiana, la Punta del Moral y las siempre interesantes relaciones de frontera con la cercana Portugal. Escenario con el que sentimentalmente Gutiérrez Solís mantiene una fluida y constante relación.

Un narrador en plena madurez vuelve a una emblemática librería de la ciudad para firmar una magnífica novela de lectura adictiva.

Es tan buena esta noticia que no debería ser noticia.

Etiquetas
stats