De Córdoba a Cádiz va ‘La pasarela’ a la felicidad

Comparsa de 'Javi Lonene' con 'La pasarela' | MADERO CUBERO

Desaparecido el telón, el escenario queda a oscuras. La penumbra es completa. Sólo un par de líneas de color rojo se vislumbran al fondo. Terminan unidas. Y sin embargo cuando la luz se hace la unión en realidad es de este mundo con otro diferente. Es un lugar donde de lo bueno está lo mejor y de lo malo ni la sombra. Un puente lleva hacia ese otro territorio, que es el de los sueños, las ilusiones o, simplemente, la vida misma. Es ‘La pasarela’, propuesta con la que la Comparsa de Javi Lonene sube a las tablas del Gran Teatro Falla por vez primera. La formación cordobesa ya tiene sus nervios despedazados tras un debut más que digno en el Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas (COAC) de Cádiz.

Vestidos con uniforme azul de chaqueta con galones, sombrero y un atrapa sueños colgado desde la cintura aparecieron los componentes de la comparsa. También con un maquillaje complejo. El tipo invitaba a la imaginación, a pensar en varias opciones, que finalmente terminarían por confluir en guías hacia un lugar mejor. Una realidad ya descrita en su presentación. Pero había de llegar el verdadero punto fuerte del grupo, que no fue otro que la tanda de pasodobles. Especialmente gracias al segundo, que narró la experiencia de la paternidad del autor del conjunto. De forma emocionante fue capaz de describir Javi Lonene lo que supone un nacimiento prematuro, como el que vivió junto a su pareja meses atrás.

“Bendito 9 de noviembre, el día que descubrí que hay un amor de verdad y para siempre […] no hubo remedio para retenerte”, cantó de inicio la agrupación en ese segundo pasodoble. “Siete meses de embarazo, no pude escuchar tu llanto, ni sentirte ni abrazarte […] para colmo de males tuve que verte a través de unos cristales”, siguió la letra que concluyó a la perfección. El momento en el que la madre toma en brazos a su hijo. “Y sentirme mujer, sentirme una madre, tú prematuramente has llegado a mi vida, te miro a la cara, parece mentira que me enamoraste el primer día”. El aplauso fue sonoro por parte de un público que, todo ha de ser dicho, no respetó al comienzo del pase de la comparsa cordobesa.

En el primer pasodoble, la formación a la que pone letra y música Javi Lonene y que dirige Pepín Carrillo dedicó unos bonitos versos a Cádiz. Y también a Andalucía, y a su propia ciudad. “De Córdoba pal cielo, pero es que contigo muero cuando aquí llega febrero […] te traigo un te quiero de mi sultana […] porque todos somos hermanos, pero llegando febrero somos gaditanos”, explicaron los componentes de la agrupación en ese inicio de tanda. La respuesta del público fue positiva. Arrancó después la tanda de cuplés con un primero en el que la agrupación narró como un niño confundió a sus integrantes con pajes de los Reyes Magos. Les pidió todo lo que no recibieron el 6 de enero, pero ellos no eran “ni Gaspar, ni Chiquetete”. El segundo fue una crítica hacia la política española. La tauromaquia se extingue, pero “en el Congreso hay toros de gran envergadura”.

Poco a poco la primera vez de la Comparsa de Javi Lonene alcanzó su final sobre las tablas del Gran Teatro Falla. El final de la actuación, porque nunca se sabe si habrá un pase más en cuartos. “Yo soy ese caminito que te invitará a soñar”, cantó el grupo al comienzo de su popurrí. La letra en este caso supuso una mirada a la realidad de “un mundo que se me fue de las manos” y en el que el humano apareció como un ser lleno de defectos. Pero lo realmente importante es lo que debería importar. “La felicidad, el final del camino, que es la meta de tu destino, que está siempre por llegar, porque la vida son dos días y la vida se nos va, camina, camina, camina que la encontrarás, tu felicidad”.

Etiquetas
stats