UPA critica que se baje el precio del aceite en base a que la cosecha pueda ser histórica

Un olivar.

El secretario general de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) de Andalucía, Miguel Cobos, ha criticado este martes que se esté usando los buenos datos de la cosecha de este año, que podría ser estar cercana al máximo histórico de la campaña 2013-2014, para justificar el bajo precio del aceite, que, en estos momentos, está casi un euro por debajo del precio del año pasado, a pesar de que la producción mundial al término de la campaña será bastante parecida.

En declaraciones a CORDÓPOLIS, con motivo de una visita a Córdoba para hablar del precio del aceite, Cobos ha remarcado que a finales de febrero se habían recogido en Córdoba 320.000 toneladas de aceituna, por lo que se espera que, cuando culmine la campaña -quedan todavía por recogerse el fruto en toda la parte sur de la provincia-, se estará muy próximo a las 360.000 toneladas que se recogieron en la campaña 2013-2014. Esto, que debería ser un dato positivo, es hoy “un motivo injustificado para bajar el precio del aceite”, por la presión de los distribuidores, que están “explotando las debilidades de la producción española”, a juicio del líder de la UPA.

Estas debilidades son, básicamente, la falta de capacidad de almacenamiento del sector y la poca capacidad de concentración de la producción, lo que hace que los agricultores cordobeses estén a merced de “movimientos especulativos” que se permiten a pesar de que, en el mercado global, las estimaciones hablan de que la producción mundial este año será de 3.100.000 toneladas, apenas 150 mil toneladas por debajo que la que hubo hace solo un año. El precio, mientras, ha pasado de 3,30 euros por el litro en la primavera de 2018, a 2,40 en estos momentos.

“La inmensa mayoría de los productores están trabajando a pérdidas”, asegura Cobos, que recuerda que el olivar de sierra y el tradicional están perdiendo dinero, pues tienen unos costes de producción por encima de los 3 euros el litro, y solo resisten el intensivo y el súper intensivo -éste último está dando beneficios, pues tiene un coste de producción de 1,50 euros-. Pero, según el responsable de UPA, el 80% de los productores de Córdoba están trabajando “a pérdidas”.

Frente a esta situación, desde la patronal agraria se piden varias medidas. Entre ellas, el impulso a una legislación clara que prohíba la venta a pérdidas y la sanción “ejemplarizante” para quién lleve a cabo esta práctica; acabar con la utilización del aceite de oliva como producto gancho o reclamo permanentemente, como a su juicio hacen diversas administraciones; y presionar para que la Unión Europea permita la autorregulación del sector a través de una extensión de norma.

“De esta manera, el sector tendría autorización para aplicar aquellas medidas que considere pertinentes para lograr su estabilidad dentro de los mercados, como realizar retiradas de producción con almacenamiento en el Patrimonio Comunal Olivarero”, aclara Cobos, que cree que, en la actual coyuntura, habría que retirar “un 10 o un 15% de la producción” para llegar a una horquilla de precios que fuera de 2,8 a 3,2 euros por litro al productor, y de 3,5 a 4 euros por litro para el consumidor.

Etiquetas
stats