Temporal a la vista: ¿Afectará a Córdoba?

Un hombre camina por las aguas de la Fuensanta | MADERO CUBERO

Febrero en lo meteorológico significa dos cosas, en Córdoba al menos. La primera, que según media el mes y la Candelaria ya pasada, el crecer de los días va recordando que el aroma a caldo de caracol está ya aquí. La segunda, que aún a pesar del crecer de los días, el estado del cielo aún muestra síntomas del más puro invierno según venga la semana. Parece que ésta quiera terminar de lluviosas y frías maneras.

Por Groenlandia aún habita estas fechas un profundo centro de bajas presiones conocido como Vórtice Polar, que alimentado por el pico de frío polar de finales de enero, suele mostrar en estas fechas su momento álgido. Dicho vórtice suele condicionar el estado de la atmósfera en el Atlántico Norte durante el invierno meteorológico, mandando bajas secundarias hasta el occidente europeo. Esta, más o menos, es la situación que le toca vivir a la Península de cara al próximo fin de semana.

Tras un miércoles y jueves de transición, se producirá un descuelgue de una baja para situarse frente a las costas peninsulares durante la jornada del viernes. La irrupción, de carácter frío, vendría a dejar un primer frente lluvioso de escasa importancia durante la mañana del 10 de febrero, pudiendo ver nieve en cotas por encima de los 1000 metros. Para entonces el centro de la baja se habrá aislado frente al litoral luso y es entonces cuando podría ocurrir lo más destacado del episodio.

La posición de la baja durante la tarde del viernes, podría derivar en una profundización de la misma gracias al aporte de humedad que se daría desde latitudes bajas. Lo que insinúan algunos modelos de predicción es que el centro de la baja adquiera tintes subtropicales en dicho aislamiento, lo que podría derivar en lluvias de carácter torrencial en puntos del suroeste peninsular. Por el momento lo que se dibuja sobre los mapas es una suerte de “zona cero” sobre el litoral onubense durante la jornada del sábado, pero un ligero cambio en la posición de la baja y el grueso de lluvia podría desplazarse 200 km al oeste, o al este.

Por el momento parece que tendremos un fin de semana pasado por agua con componente sur o suroeste, del que tiende a dejar grandes acumulados en puntos muy concretos de la geografía andaluza mientras a escasos kilómetros apenas se nota el episodio. Un episodio aún por definir que se vería prolongado durante el inicio de la próxima semana por el movimiento retrógrado de la baja, volviendo a posiciones más septentrionales.

Fin de semana de nuevo de paraguas en mano y con un mapa de avisos por lluvias aún pendiente de colorear. No se extrañen si nos cuelan el aviso naranja, pero eso aún está por ver.

Más información en el Facebook y el Twitter del Colectivo Meteofreak.

Etiquetas
stats