El preso detenido en Córdoba por adoctrinar yihadistas es un exmilitar de nacionalidad española

Kamal Mohamed Dris

El preso detenido en la cárcel de Córdoba por adoctrinar y captar yihadistas es Kamal Mohamed Driss, un exmilitar de nacionalidad española que estaba a punto de salir de la cárcel tras cumplir condena de seis años por su implicación en la Operación Javer, en la que, junto a otras cinco personas, admitió reclutar a combatientes para para cometer atentados en el Magreb o en suelo occidental.

Según ha podido saber este periódico de diversas fuentes, Driss, que cumplía condena en la cárcel de Córdoba, era el cabecilla de esta red de adoctrinamiento que ha sido desmantelada en las últimas horas en una operación conjunta de la Guardia Civil e Instituciones Penitenciarias. De hecho, el papel de los funcionarios de prisión ha sido clave en la detención del yihadista, cuya condena de seis años estaba a punto de cumplirse.

El exmilitar fue detenido en en el popular barrio de El Camello de Melilla en 2014 y fue condenado en 2017 junto a otras cinco personas: Mustafá Al Lal Mohamed, "Doberman", Rachid Adbelnahet, Mohamed Mohamed Benali, Benaissa Laghmouchi y Mustafá Zizaoui. Todos ellos afirmaron entonces estar arrepentidos y aceptaron 6 años de prisión y 6 de libertad vigilada.

En su caso, la libertad vigilada comenzaba en las próximas semanas. Sin embargo, las pesquisas llevaron a que el Juzgado Central de Instrucción número 6 y de la Fiscalía de la Audiencia Nacional ordenaran su detención. Se produjo el pasado 26 de marzo, en la propia prisión de Córdoba, donde se le comunicó que se le volvía a abrir un frente por captación de posibles terroristas.

De hecho, se le considera la figura principal de la red, la que había radicalizado al otro detenido, Mohamed Akaarir, un marroquí que había cumplido una condena de dos años y dos meses de cárcel por enaltecimiento del terrorismo por difundir material radical en internet, y que fue arrestado en la localidad guipuzcoana de Pasajes Antxo. Y a ambos se les relaciona con otro expreso de nacionalidad española detenido en Melilla el pasado 12 de marzo y con el que coincidieron en la prisión de Botafuegos, en Algeciras, el origen de la investigación y desde donde se les trasladó a diferentes prisiones, precisamente para evitar este tipo de proceso de adoctrinamiento.

En desvelar toda esta trama han jugado un importante papel los funcionarios de prisiones. Fueron ellos los que descubrieron los primeros signos de radicalización y los que también hallaron cartas que Kamal Mohamed Driss intercambiaba con otro preso también detenido por su relación con Daesh.

Pidió permiso para opositar

El exmilitar yihadista, además, ya saltó a los medios antes de ser condenado y de recalar en Córdoba. Fue en 2016, cuando solicitó al Juez que le permitiera salir de la cárcel para examinarse de la oposición a una plaza fija en el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Según relataba entonces El Mundo, Kamal Mohamed Driss consiguió ser admitido en la oposición durante el tiempo que estuvo en libertad bajo fianza, por lo que, cuando llegó el momento de hacer el examen, ya en prisión provisional y a la espera de juicio, solicitó que se le permitiera examinarse.

Etiquetas
Publicado el
30 de marzo de 2021 - 19:08 h