Los partidos cordobeses ponen en marcha la maquinaria ante el inminente adelanto electoral

Urna electoral

En los cuarteles generales de todos los partidos políticos andaluces se trabaja ya con la casi certeza de que en junio habrá elecciones autonómicas adelantadas. El botón de convocar elecciones lo tiene que pulsar el presidente de la Junta, Juanma Moreno. Solo él sabe exactamente el día que lo anunciará y cuándo será la fecha elegida. En los partidos se trabaja con dos en concreto: el 12 o el 19 de junio. Y en clave interna, se mira la manera de acelerar el proceso para llegar a la precampaña con las tareas hechas y con haber elegido a las personas que conformarán la lista electoral. Al hacerlo, de paso, se comienza a aclarar también el futuro de lo que ocurrirá también en las próximas elecciones, las municipales previstas para la primavera del 2023.

El PP es el partido que afronta con una cierta tranquilidad el proceso, aunque sea de manera aparente. Los populares cuentan con la ventaja de saber ya la fecha que elegirá el presidente Moreno y con la tranquilidad de que todas las encuestas le son favorables. Pero en clave interna hay ciertas tensiones. Las listas en Andalucía son, por ley, cremallera. Es decir, si el número uno es un hombre, el número dos será una mujer y el tres un hombre. Los populares cuentan con el consejero de Salud Jesús Aguirre, el político más conocido de Andalucía tras el presidente por la pandemia, como el número uno por Córdoba. El problema está en quién será el tercero: el presidente del partido en Córdoba, Adolfo Molina, o el actual portavoz del PP en el Parlamento y exalcalde de Córdoba, José Antonio Nieto. El PP espera alcanzar los cinco parlamentarios, pero es un riesgo que nadie quiere correr. Tampoco es descartable la presencia del actual delegado del Gobierno en Córdoba, Antonio Repullo, que es el número tres del PP andaluz desde el último congreso del partido.

Menos problemas parece haber en el PSOE. Los socialistas han iniciado un proceso interno en el que todo apunta a que la candidata, haya o no primarias, será la exalcaldesa de Córdoba Isabel Ambrosio, que ocupa un importante puesto orgánico en la ejecutiva regional de los socialistas. El PSOE ha anunciado que ha puesto en marcha ya el proceso para prepararse ante las elecciones autonómicas y el primer paso es el de confeccionar la lista. Menos claros parecen aún los nombres que irán en la papeleta del PSOE de Córdoba, aunque empieza a darse por hecho que no habrá muchos de los parlamentarios actuales que acaben repitiendo.

A la izquierda del PSOE hay una gran agitación e inquietud. La famosa confluencia sigue sin cuajar cuando apenas quedan dos meses para las presuntas elecciones anticipadas. Izquierda Unida y Podemos tienen claro un acuerdo al que se ha unido Alianza Verde, pero que sigue sin firmarse con Más Andalucía y el resto de fuerzas andalucistas y de izquierdas, salvo Adelante Andalucía. Podemos Andalucía anunció este lunes que ponía en marcha el proceso de primarias, tal y como señalan sus estatutos, mientras se negocia la confluencia, donde se está hablando, y mucho, de cómo serán las futuras listas. No solo serán cremallera, sino que también tendrán que adaptarse a la realidad de cada uno de los partidos. Hablar, por tanto, a estas alturas de candidatos es complicado. También se han activado en Adelante Andalucía, la formación liderada por la gaditana Teresa Rodríguez. En Córdoba, esta formación oscila en la órbita de Córdoba en Común, aunque no solo.

Ciudadanos también se prepara. Las primarias andaluzas acabaron con la victoria de Juan Marín frente al diputado cordobés Fran Carrillo, actual coordinador provincial de Ciudadanos y también parlamentario. La formación naranja tiene un proceso de primarias pendiente de activar. Es probable que Carrillo vuelva a presentarse, aunque su discurso cada vez está más alejado del de Marín, algo que no le garantiza la victoria. El segundo parlamentario de Ciudadanos por Córdoba es Emiliano Pozuelo. No obstante, las encuestas no son favorables para los naranjas, que de cumplirse podrían quedarse sin representación en Córdoba.

Más tranquilas bajan las aguas en Vox. Su parlamentario Alejandro Hernández dejó de ser portavoz regional pero sigue siendo el presidente en Córdoba. Se da por descontado que volverá a liderar la candidatura, a la que podría sumarse la concejala cordobesa Paula Badanelli, vista con muy buenos ojos por la dirección andaluza y también por la nacional. Se especula, incluso, con que Badanelli podría formar parte de un hipotético gobierno de coalición del PP con Vox.

Etiquetas
stats