El interminable camino para salir de Ucrania del cordobés Carlos Molina

Autobús en el que viaja Carlos Molina para salir de Ucrania

Carlos Molina Cosano es un jugador cordobés de balonmano que juega desde el año pasado de lateral izquierdo en el Motor Zaporiyia, en Ucrania. El ataque de Rusia a este país le sorprendió en Kiev, con aviones caza sobrevolando el cielo, transporte smilitares con carros de combate en las calles y bombardeos en la capital ucraniana. Desde entonces, trata de alcanzar la frontera para salir del país pero lleva ya varios días en camino, con las carreteras atascadas y este domingo ha lanzado una desesperada petición de ayuda, cuando apenas le separan 20 kilómetros de Polonia.

“Tenemos mucho mucho miedo, el tiempo pasa, es una invasión en todo el pais joder, están tiroteando calles, bombardeando edificios, todo dios escondiéndose con un temor horrible y las tropas enemigas cada vez más cerca de nuestra ubicación!! Ayuda por favor”, ha escrito en su cuenta de Twitter, desde donde informa de su situación desde el estallido bélico.

Este mismo domingo, familiares y amigos vienen reclamando ayuda para que Carlos Molina pueda alcanzar la frontera y han difundido en redes sociales su situación, así como testimonios de amigos que se mantienen en contacto con él, para pedir que las autoridades actúen.

Veinte kilómetros que se traducen en varios días

Él mismo ha ido describiendo este domingo la situación en la que se encuentra: “Situación real y escaso internet. Estamos desesperados, queremos llegar a la frontera polaca, en las últimas 11 horas hemos recorrido solo 8,5 km, en las últimas 3horas tan solo 500 metros y en 1 hora nada. Nos quedan 20 kilómetros la frontera. Supone 4 o 5 días de espera sin casi comida y muchísimo muchísimo frío. Durante el día ventiscas y agua nieve, por la noche -10°C en campo abierto, pasando un frío horrible de noche para no gastar gasolina, porque cada vez va a menos y en la frontera se juntan coches, con autobuses y con ucranianos que llegan caminando”.

Este lunes, sin embargo, llegaban noticias más esperanzadoras y Carlos comenzaba a vislumbrar la posibilidad de pisar suelo europeo en las próximas horas. “Anoche todo dio un giro inesperado. Tras unas decisiones tomadas, algunas negociaciones y ayuda de la Embajada de Lituania, tuvimos mucha suerte de encontrar una vía para posicionarnos a menos de 5 kilómetros de la frontera. Posiblemente hoy o mañana pisemos suelo europeo”, ha anunciado en su cuenta de Twitter.

Unas 24 horas antes, Carlos Molina explicaba que se sentía “tan cerca y a la vez tan lejos. Estoy intentado tocar suelo europeo, pero cada vez que avanzamos todo me hace pensar que estoy más lejos, las gasolineras van cerrando, desabasteciéndose con límite de 10 litros por coche, más dudas, una espera de días para cruzar la frontera”, exponía, a la vez que mostraba su agradecimiento por el apoyo que está recibiendo en las redes.

El jugador cordobés, de 30 años, jugó este pasado miércoles un partido de la Liga de Campeones y volvía con su equipo en un avión hacia la ciudad de Zaporiyia, cuando el piloto “recibió un mensaje señalando que no podía llegar y tenía que aterrizar en Kiev, para despegar unas dos horas después. Pero, en el transcurso de esas dos horas, por megafonía nos comunicaron que teníamos que evacuar inmediatamente el aeropuerto”, relató el jueves a Cordópolis. Pasaron una primera noche en un hotel a varias horas de Kiev y, desde entonces, ha viajado en autobús y en coche tratando de alcanzar la frontera con Polonia y salir de Ucrania.

Etiquetas
stats