El general Varela que lideró la columna de sangre en 1936 en la Campiña cordobesa perderá su título nobiliario

El general Varela, y más militares, en Córdoba | LA VOZ DE CÓRDOBA

La aprobación definitiva de la nueva Ley de Memoria Democrática en España el pasado 5 de octubre en el Senado enfila ya su entrada en vigor y, con ella, los colaboradores de Franco en el golpe de 1936 perderán sus títulos nobiliarios que han seguido heredando sus descendientes. Entre ellos se encuentra el general José Enrique Varela Iglesias, quien liderara la columna de sangre que ocupó la Campiña cordobesa en los primeros meses tras el golpe y que dejó miles de víctimas.

Franco otorgó al general Varela Iglesias el título nobiliario de Marqués de Varela de San Fernando en abril de 1951 y este título pasó a sus herederos hasta nuestros días. La nueva Ley borrará ese título -como avanzó eldiario.es-, al formar parte de quienes tuvieron comportamientos atentatorios contra la dignidad humana y otros derechos fundamentales.

Varela formó parte de la conspiración que desembocó en el golpe de estado de julio de 1936, se sublevó en Cádiz y, a las órdenes de Queipo de Llano, dirigió varias de las columnas que a sangre y fuego ocuparon la campiña cordobesa, y también zonas de la provincia de Málaga como Antequera y Ronda. En Córdoba, se le considera parte de los responsables de la posterior represión que solo en la capital acabó con el fusilamiento en pocos meses de más de 4.000 personas, a quienes aún buscan hoy sus familiares en las fosas comunes de los cementerios de La Salud y San Rafael.

Franco puso después al general Varela Iglesias al frente de las tropas que liberaron el Alcázar de Toledo y durante la guerra participó en varias de las principales campañas (Jarama, Brunete, Teruel…), ascendiendo a general de división. Tras la guerra fue nombrado ministro del Ejército (1939-1941), teniente general, alto comisario en Marruecos y miembro del consejo del reino y del de regencia. Después, sus enfrentamientos con Serrano Suñer y Falange –y su apoyo a la restauración monárquica– acabaron por deteriorar sus relaciones con Franco, pese a lo cual, días después de su fallecimiento en 1951, Franco recompensó sus servicios con el ascenso a capitán general y la concesión del título de marqués de Varela de San Fernando. Este título nobiliario lo heredó, en 2013, su nieto José Enrique Varela y Urquijo.

La nueva Ley de Memoria Democrática incluye la supresión de un elenco de hasta 33 títulos nobiliarios que un informe previo de la Secretaría de Estado señaló por las razones que motivaron su concesión, tras la decisión de Franco entre 1948 y 1978.

Entre esos títulos se encuentran los nombres de militares que, como Varela Iglesias, participaron en la conspiración, el golpe o la sublevación, además de líderes de las principales organizaciones políticas que apoyaron la rebelión militar. También perderán su título los dirigentes políticos, financieros, ministros o altos cargos de la administración durante la dictadura de Franco, y también los familiares del dictador.

El General Varela Iglesias mantenía hasta hace unos años el título de Hijo Adoptivo de Córdoba, con todos los honores, concedido junto al resto del grupo de militares responsable del golpe de estado del 18 de julio de 1936 que dio inicio a la Guerra Civil en España. Esos nombramientos, asumidos por los acuerdos de los distintos plenos del Ayuntamiento de Córdoba durante el franquismo, no habían sido derogados pese a la Ley de Memoria Histórica. La retirada de esos títulos fue solicitada por la asociación memorialista Aremehisa y tuvo la intermediación del Defensor del Pueblo Andaluz.

Etiquetas
stats