El debate entre los candidatos cordobeses evidencia las diferencias irreconciliables entre bloques

Debate candidatos provinciales en la Fundación Caja Rural

A estas alturas de campaña, con dos debates electorales entre los candidatos andaluces a la Presidencia de la Junta de Andalucía, pocas cosas quedan más claras que lo que se evidenció este miércoles en la sede de la Fundación Caja Rural de Córdoba. El debate a cinco organizado por Radio Córdoba (Vox decidió no acudir) expuso las enormes diferencias que separan a los dos bloques diferenciados en Andalucía: la izquierda y la derecha. Por la izquierda, el debate fue un ataque constante del PSOE, Por Andalucía y Adelante Andalucía hacia, principalmente, el PP. Por la derecha, una defensa del gobierno de Juanma Moreno, por parte del PP, y de las políticas desarrolladas por Ciudadanos, por parte del candidato de esta formación.

Isabel Ambrosio (PSOE), Jesús Aguirre (PP), Ángel Pimentel (Cs), José Manuel Gómez Jurado (Por Andalucía) y Marta Sánchez (Adelante Andalucía) participaron en un programa especial en el que debatieron de empleo y economía, servicios públicos (sanidad y educación), políticas sociales e igualdad, además de infraestructuras. Pero en el que las alusiones a casos concretos en Córdoba no fueron los más habituales, más allá de la discusión entre Aguirre y Ambrosio por la Base Logística. Aguirre agradeció al PSOE “su abstención” en la tramitación parlamentaria del proyecto y Ambrosio le afeó que se trata de “un proyecto de unidad” y que no debería haberlo usado de manera partidista.

El debate se tuvo que interrumpir sobre las 21:00, cuando el candidato de Por Andalucía, José Manuel Gómez Jurado, sufrió una bajada de tensión por el calor. Tras unos minutos, Gómez Jurado abandonó el escenario y excusó su presencia por razones sanitarias.

Antes de la interrupción, el debate estuvo muy enconado. El propio Gómez Jurado y el candidato del PP Jesús Aguirre se enfrentaron por el número de sanitarios despedidos. Aguirre contestó que tras la quinta ola de la pandemia efectivamente no se renovó a 8.000 personas, que volvieron a ser contratadas tras la sexta ola y que seguirán “al menos hasta octubre”, dijo. El candidato de Por Andalucía insistió en sus acusaciones y la de Adelante llamó a Aguirre “señor Quirón”, al que le reprochó que no recibiese a las trabajadoras de la limpieza en huelga en el Reina Sofía.

Debate enconado

En la mayor parte del debate, hubo un debate cuerpo a cuerpo entre Jesús Aguirre e Isabel Ambrosio. La candidata socialista le afeó “el cuenta cuentos” del popular, del que dijo que “vive como Alicia en el país de las maravilla”, al denunciar que se había perdido el 10% de la industria. “No hay milagro económico en Andalucía”. Aguirre le contestó que prefería el cuento de Alicia al de “Alibabá y los cuarenta ladrones”, algo que provocó una salida en tromba de Aguirre, de si lo decía “por la Gurtell o por la Kitchen”. “No sé de dónde se sacan esas cifras o esos datos que han sacado. Vengase conmigo a Moreras y le enseña las cifras a la gente”, le dijo el candidato de Por Andalucía. “Hechos y números son amores”, dijo Aguirre.

Al final del debate, en los temas más cordobeses, sobre proyectos concretos, el debate se volvió a enconar. Incluso hubo una especie de malentendido entre Aguirre y Pimentel sobre si había empezado o no la obra de la Variante de las Angosturas. Ambrosio le dijo que lo único que había allí era “una excavadora sacando olivos” justo en campaña. Aguirre le afeó la crítica a la socialista y le dijo que el PSOE no había dejado nada preparado y que todo lo ha tenido que hacer en estos años el PP. También hubo otro enfrentamiento sobre las infraestructuras en salud. Ambrosio le dijo que había visitado hasta “ocho veces” un punto sanitario de Córdoba y Aguirre reclamó que “no había nada hecho” hasta que llegaron los populares.

Durante la hora y media que duró el debate, hubo pocas alusiones a la ausencia de Vox. Su candidato Alejandro Hernández participaba en un mitin en Lucena con Santiago Abascal y Macarena Olona. Solo Ambrosio le dijo a Aguirre que Olona apuntaba a “vicepresidenta” de Juanma Moreno.

Los alegatos de los candidatos

Los cinco candidatos dejaron clara su posición al principio del debate. La candidata del PSOE Isabel Ambrosio aseguró que Juanma Moreno ha sido “un presidente muy de derechas” que “más allá de la pandemia, su sonrisa y sus buenas formas, ha hecho retroceder servicios públicos, perder oportunidades o devolver dinero por incapacidad. Todo esto tiene que acabar”.

Ante la ausencia de Vox, Jesús Aguirre dijo que el “PP siempre está dispuesto a ir a los debates y defender sus postulados”, y defendió un gobierno de “tres años y medio” que ha hecho “una transición muy tranquila”. “El cambio ha funcionado. Hemos dado soluciones en beneficio de los andaluces y de los cordobeses. Juanma Moreno es una apuesta segura y forma de seguir avanzando”.

El candidato de Ciudadanos, Ángel Pimentel, sostuvo que “hemos cambiado Andalucía” y que “uno de cada cuatro españoles que encuentra trabajo es andaluz”. “El único voto útil de estas elecciones es a Ciudadanos”, sostuvo.

José Manuel Gómez, de Por Andalucía, defendió los “servicios públicos” y anunció antes del debate que “vamos a escuchar mucha guerra de datos y vamos a discutir mucho entre cosas más o menos importantes”, pero que ·el domingo se decide qué modelo queremos para Andalucía, servicios públicos o vender nuestra tierra a cachitos“.

Por su parte, la candidata de Adelante Andalucía Marta Sánchez aseguró que su formación “se postula como verdadera fuerza política andalucista en defensa propia frente a partidos tutelados desde Madrid”. Así, planteó un “nuevo modelo económico” basado en “la reindustrialización”. “No hay mayor defensa de una tierra como defender su empleo y la dignidad”, expresó. “Adelante, verdadera oposición a gobiernos continuistas”, concluyó.

El debate concluyó con los cuatro candidatos que quedaban en la sala pidiendo el voto a los ciudadanos. Arrancó la propia Marta Sánchez asegurando que pedían el voto de la “alegría de los andaluces” que “podemos ser lo mejor que hay en esta tierra”. “Andalucía no se rinde”, concluyó. El candidato de Por Andalucía no pudo hacerlo, al abandonar el debate por la indisposición.

Ángel Pimentel volvió a insistir en que “estamos en el buen camino” pero “aún queda mucho por hacer”. “Queremos seguir trabajando para ti”, arengó, dirigiéndose a los votantes.

“Andaluces, cordobeses, entre todos hemos transformado Andalucía, sin crispaciones”, dijo Jesús Aguirre. “Ahora abrimos los informativos por gestión, no por otros asuntos”, sostuvo. “La elección es bien sencilla, el gobierno de Juanma, o el de ocho partidos donde las decisiones las toma Pedro Sánchez”, dijo.

El debate lo acabó Isabel Ambrosio pidiendo el voto para el PSOE. “He trasladado soluciones reales a los problemas reales de Andalucía”, dijo. “Reducir el paro a la mitad o una cita médica en 48 horas”, dijo. “Toca elegir entre derechos o derechas”, sostuvo. “Si votamos gana la Andalucía abierta, tolerante, verde, solidaria y feminista. Estamos ante el peligro de perder la Andalucía del 28 de febrero”, concluyó.

Etiquetas
stats