La bronquiolitis llega a Córdoba: aumenta un 10% la presión en las Urgencias

Entrada de urgencias del Hospital Reina Sofía

Desde antes del inicio de la pandemia, los hospitales cordobeses no atendían un número similar de casos de afecciones respiratorias, especialmente entre los bebés y los niños. La bronquiolitis, una afección respiratoria, ya afectó este invierno a los países del Hemisferio Sur. Era cuestión de tiempo que con la bajada de las temperaturas acabara llegando al Norte. La relajación de las medidas de distanciamiento social, el fin de las mascarillas obligatorias y la normalidad han provocado precisamente eso, lo que venía ocurriendo cada otoño y cada invierno en los hospitales de la provincia, un aumento de las consultas por enfermedades respiratorias.

Lejos de la situación de las Urgencias del País Vasco, Catalunya o incluso en Madrid, en la provincia de Córdoba la presión asistencial se ha incrementado en un 10% de media, según los datos de Alejandro Aranda, pediatra de Urgencias y Observación del hospital universitario Reina Sofía de Córdoba. La situación actual no es preocupante, ni mucho menos. Y los profesionales están preparados, asegura. Aunque hay matices.

“Estamos en una situación parecida a la prepandemia”, explica, con un “ligero aumento de los casos” con respecto a las visitas a Urgencias de los años 2018 y 2019. La mayor parte de los pacientes que llegan al hospital son niños con bronquiolitis, una afección endémica. “Estamos viendo pacientes más mayores que en otras temporadas”, asegura el pediatra, “de cuatro y cinco años”. La explicación es simple: “Estos niños en los últimos dos años no han tenido contacto con estos virus” por las medidas de protección frente al coronavirus. Eso sí, los cuadros “no son más graves que los de otras temporadas” ni tampoco hay más ingresos hospitalarios. “Pero ha aumentado la frecuentación” hospitalaria, señala.

Eso sí, la llegada de la bronquiolitos se ha adelantado “con respecto a los últimos años”, cuando los cuadros se presentaban en Urgencias a partir de diciembre y hasta febrero. No obstante, lo normal en años atrás era que comenzaran a partir de octubre y duraran al menos hasta el mes de marzo, explica este pediatra, que añade que en el hospital “estamos bien preparados” con “planes para ubicar a pacientes” en caso de que sea necesario y que, de momento, “no se ha producido saturación y hay espacio”.

Por su parte, Luis Martínez Hervás, nuevo director general de Asistencia Sanitaria y Resultados en Salud del Servicio Andaluz de Salud (SAS), ha asegurado que “la situación en Andalucía está controlada”, con centros “dotados con pediatras y recursos suficientes”, y “UCIs holgadas para atender lo que pueda ser una complicación”. Así, ha reconocido que ha aumentado la demanda en las urgencias “pero no hay ningún riesgo de valoración y los tratamientos se están haciendo sobre la marcha”.

“Tenemos recursos suficientes para dar respuesta” en unos momentos en los que en Andalucía los “niveles” de propagación de estos virus están “por debajo de la media. No estamos como en País Vasco o Catalunya”.

El responsable del SAS ha admitido que en los hospitales “se ha aumentado frecuentación pero no están presionados respecto a la atención. Que todo el mundo tenga tranquilidad y hagamos caso a las autoridades de salud pública que recomienda las vacunaciones, que terminan evitando enfermedades que luego se terminan complicando”, ha concluido.

Etiquetas
stats