Rumbo a la primavera: máximas a 27 °C

Turistas saliendo del Centro de Recepción de Visitantes | TONI BLANCO

Poco dura la alegría en casa del pobre. Terminado el que ha sido tercer invierno más seco en 106 años, se dice pronto, hasta marzo llegaban de nuevo las lluvias gracias al paso de un frente frío asociado a la borrasca Laura. Sus efectos se dejaron notar en toda la provincia con incidencias en su mayoría leves, y registros que en lo meteorológico pasaron sin pena ni gloria pero al menos sirvieron para devolvernos los sabores de un invierno que se nos ha hecho demasiado corto. Pero las lluvias prometían ser pasajeras, con el anticiclón de nuevo asomando y asegurando estabilidad para buena parte del mes de marzo, una tendencia que quiere volver a meternos de lleno en el camino de las máximas acercándose a los 30 °C.

Anticiclón y subida de temperaturas

Pasada la borrasca Laura a mejor vida, la atmósfera sobre la península Ibérica se ha ido estabilizando progresivamente, aún con algo de nubosidad de poca importancia. La estabilización ha llegado de la vuelta al dominio anticiclónico desde Azores. Cuña de altas presiones desde el Atlántico que con el paso de las horas se asentará y reforzará temporalmente sobre la Península, para inyectar de nuevo aire cálido sobre nuestro territorio.

Una dinámica conocida que mantendrá alejadas cualquier tipo de perturbación y que en las próximas horas va a provocar un ascenso de las temperaturas, que será especialmente notable en la mitad sur peninsular. Con aire en capas medias que entre el domingo y el lunes será relativamente cálido, y que dejaría registros de entre 26 y 27 °C en buena parte del valle del Guadalquivir.

Estabilidad asegurada para el fin de semana fuerte de carnaval en Córdoba, y que durante la jornada del domingo podría vivir la tarde más calurosa de las registradas en 2019. La marca de 25.7 °C registrados el pasado domingo deberían ser batidos, y posiblemente rebatidos, en este pequeño repunte cálido que tendremos entre domingo y lunes, con máximas que sin mucho problema deberían irse por encima de 26 °C. Ambiente estable y apacible extensible al resto de la provincia, con temperaturas que aunque algo más contenidas, se situarán también cómodamente por encima de los 20 °C.

Un ascenso que también se notará en las mínimas, con temperaturas que poco a poco se irán alejando del límite de los 5 °C en el que nos hemos acostumbrado a amanecer. El mayor número de horas de luz empieza ya a notarse en las temperaturas y eso es ya signo inequívoco de que el invierno empieza a quedar muy atrás. Vienen días de pura primavera, sin lluvia a la vista, pero con la confianza de que el progresivo calentamiento del hemisferio norte, descuelgue hasta la Península una bolsa de aire frío de las que tanto juego tormentoso acostumbran a dar mediado marzo. Está por ver.

Puede seguir a Colectivo Meteofreak en Twitter y en Facebook.

Etiquetas
stats