Las restricciones de movilidad comienzan a notarse en la curva de contagios

.

El 30 de octubre, hace dos semanas, entraron en vigor las restricciones de movilidad en la provincia de Córdoba y en todos los municipios del distrito sanitario Sur. El pasado martes las restricciones se ampliaron al resto de la provincia, pero a las mismas se le añadieron otras medidas extraordinarias, como un toque de queda a las 22:00 (antes estaba a las 23:00) y el cierre a las 18:00 de los establecimientos de atención al público (bares, restaurantes y comercios).

Aunque los epidemiólogos coinciden en señalar que es pronto aún para evaluar el efecto de estas medidas, lo cierto es que según la estadística de la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía la curva empieza a reducirse.

Los números de las estadísticas de la Consejería no son los mismos a los que jornada a jornada distribuye la Junta de Andalucía a los medios de comunicación. Los que constan en las estadísticas ofrecen un paisaje más real, ya que se trata de la fecha exacta en la que un paciente ha sido diagnosticado con Covid 19 a través de una prueba PCR.

Antes de que se tomaran medidas (prácticamente todo el mes de octubre) el número diario de casos evolucionaba de una forma constante y creciente. El mes arrancó con una media de algo menos de 200 casos al día. El gran cambio llegó justo después del puente del 12 de octubre. Dos semanas después se produjo una explosión de contagios confirmados. Llegó a haber picos de casi 800 positivos en una sola jornada, una cifra desconocida hasta en las peores semanas del confinamiento de primavera.

A partir del 20 de octubre saltaron las alarmas. El Gobierno aprobó un estado de alarma para dar cobertura legal a las comunidades autónomas. La Junta lo aprovechó para decretar el toque de queda a las 23:00 y el cierre perimetral de toda la región, además de más de 400 municipios.

Incluso hasta el cambio de mes, el ritmo de contagios diarios siguió siendo muy alto, con una media de casi 600 positivos por jornada. Eso es lo que ha llevado a la Junta a endurecer las medidas. Ahora, el ritmo sigue siendo preocupante, pero oscila ya en los 400 casos diarios.

Desde la Consejería de Salud se vigila la situación no solo de los contagios diarios sino de los hospitales. Normalmente, los ingresos de contagiados se producen entre una y tres semanas después de dar positivo. Y su entrada en UCI entre dos semanas y un mes después. Este acumulado es lo que más preocupa, que aunque vaya bajando el número diario de positivos se siga incrementando la presión hospitalaria.

Otro dato a tener en cuenta es que la tasa de contagio ha comenzado a descender tanto en Córdoba capital como en la provincia y en la mayoría de municipios. El pico parece que se alcanzó a finales de la pasada semana, cuando la capital superó los 700 casos por cada 100.000 habitantes en las últimas dos semanas.

https://cordopolis.es/2020/11/13/la-tasa-de-contagio-en-cordoba-desciende-por-tercer-dia-consecutivo/

Etiquetas
stats