Queda inaugurado este complejo curso político

.
Tras un verano marcado por la paralización de varios proyectos del anterior equipo de gobierno, PSOE e IU tendrán que definir cuáles van a ser sus prioridades al frente de Capitulares | Mañana se celebra la primera reunión para sacar adelante las ordenanzas fiscales

Se acabó el verano en Capitulares. Comienza un nuevo curso político en el que PSOE e IU deben definir cuáles van a ser sus prioridades e iniciativas al frente del gobierno local después de un verano en el que se ha hablado más de lo que no se va a hacer, que de lo que se va a poner en marcha. A los socios de gobierno se les presentan unos meses complicados en los que, en algunos casos, el margen de maniobra es muy reducido y hay que tomar decisiones de forma inminente.

El primero de estos casos es el proyecto de ordenanzas fiscales, que provocará la primera reunión de coordinación de todo el gobierno local. La cita es mañana por la tarde en Capitulares, aunque antes, hoy mismo, está previsto un encuentro de los concejales socialistas para definir prioridades. De las ordenanzas, que deben estar presentadas en el Ministerio antes de final de mes, se sabe muy poco; tan solo un anuncio, polémico eso sí, de la intención de incrementar en un 50% el IBI a las viviendas vacías que ya cuenta con la negativa de Ganemos, la tercera pata de este gobierno local en minoría, y muchas dudas sobre su encaje legal.

El Área de Hacienda, que dirige Alba Doblas (IU), va a ser la protagonista de estas primeras semanas, ya que sin solución de continuidad deben comenzar a debatirse los presupuestos de 2016. Ya ha habido orden a todos los concejales de que vayan preparando sus previsiones de gastos e ingresos en sus respectivas delegaciones, pero todo está por concretar y los plazos, una vez más, son ajustados. Tienen que tener en cuenta que la tramitación de las cuentas debe pasar por numerosos filtros y la aprobación del Pleno para que, antes de final de año, estén listos para aplicarse.

ALTERNATIVA A LOS PROYECTOS SUSPENDIDOS 

En un verano marcado por el “no” a muchas de las iniciativas del anterior gobierno del Partido Popular, al nuevo gobierno local le toca ahora definir cuáles van a ser sus prioridades y, ya de paso, cerrar las polémicas que se han abierto en estas primeras semanas al frente de Capitulares. Proyectos como la Ciudad Deportiva, el contrato para la privatización del alumbrado, el cierre del Consorcio de Turismo para la creación de un nuevo órgano municipal, la gestión del Alcázar, la puesta en marcha de la Oficina de la Vivienda, las cámaras de la zona Acire... Todo está pendiente de respuesta.

Junto a esto, la actividad propia de Capitulares, que no es poca, con la celebración de Cosmopoética este mes, la llegada de los buses nuevos de Aucorsa y la contratación de cuatro nuevos mecánicos, la gestión de la nueva zona azul, la reordenación del tráfico con la puesta en marcha de una veintena de obras del plan 50 obras en 50 barrios a las que hay que sumar el plan de asfalto o los proyectos del Urban Sur, cuyo grado de ejecución es aún una incógnita y debe estar justificado a la UE en el mes de noviembre... La lista es larga y los plazos cortos.

Toca ponerse a trabajar y conseguir algo que aún no se ha hecho: una coordinación de las delegaciones de los dos socios de gobierno que evite retrasos y tensiones internas que debilitarían un gobierno local con 11 concejales y que depende de un tercero que está pero no está, Ganemos, que también tendrá mucho que decir en las decisiones que se avecinan. Y todo ello con la polémica por el recorte en las ya de por sí escasas inversiones en los PGE y las elecciones generales en el horizonte. Lo dicho, queda inaugurado este complejo curso político.

Etiquetas
stats