Purificación Joyera: “La nueva clasificación hotelera es una oportunidad de llegar a un turismo de más calidad”

La delegada territorial de Turismo, Purificación Joyera | MADERO CUBERO

La delegada territorial de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local de la Junta de Andalucía, Purificación Joyera, reconoce haber pasado las últimas semanas gestionando sus carteras a golpe de reunión telemática vía Zoom. La responsable provincial de la Junta en materia turística tiene por delante una ingente tarea que pasa, en primer lugar, por ayudar al tejido turístico a levantarse de la sacudida que ha supuesto el coronavirus.

En ese marco, esta semana el Consejo de Gobierno ha aprobado el decreto de la nueva clasificación hotelera, que viene a actualizar un marco que llevaba vigente desde 2004, y que ve la luz en mitad de un proceso de supervivencia del que aún es pronto para saber cuántos hoteles, apartamentos y alojamientos sobrevivirán.

PREGUNTA. ¿Qué supone esta nueva clasificación hotelera?

RESPUESTA. Pues el decreto aprobado lo que viene es a aportar más competitividad al sector y a afrontar unas inversiones en Andalucía que sin esta normativa estarían fuera de nuestro alcance. Hay que tener en cuenta que la normativa que rige el sector hotelero en Andalucía es del año 2004 y no se puede competir en un mundo globalizado con normativa de hace 16 años. Esto nos estaba impidiendo, por ejemplo, contar con la figura del Hotel o el Apartamento Gran Lujo. En esta categoría somos conscientes de que hay inversiones esperando para llegar a Andalucía y ese interés puede traducirse en 1.100 millones de inversión. Eso en planta hotelera podría generar unas 8.000 nuevas habitaciones y unos 500 millones en adecuación de instalaciones ya existentes.

Esta falta de clasificación de Gran Lujo sí estaba suponiendo un perjuicio a los establecimientos hoteleros que estaban llevando a cabo esfuerzos inversores de modernización, al no poder obtener una clasificación superior a cinco estrellas. En definitiva, este decreto ha logrado sacar adelante algo que se llevaba mucho tiempo negociando. Concretamente tres legislaturas, y ha habido negociación con patronal y sindicatos y se han atendido todas las peticiones.

P. ¿Incluye algún tipo de ayudas o inversión para la readaptación o para que los hoteles mejoren su clasificación?

R. El decreto no impone la reforma ni la inversión en infraestructuras al sector hotelero. Es algo que se ha tenido muy en cuenta y más en estos momentos que estamos viviendo. Para optar a estas clasificaciones y para cumplir los requerimientos, existen moratorias de cinco años. O sea, el que quiera superar la categoría, pues hará las modificaciones pertinentes, pero el que no quiera, no tiene por qué. El que tenga un tres estrellas, seguirá siendo un tres estrellas.

P. Sí, a eso me refiero. ¿No afecta a las categorías tal y como están ahora mismo?

R. No. Tal y como están, no le afecta. Ahora, si alguien quiere mejorar, pues tiene un plazo de hasta cinco años para llevarlo a cabo.

P. ¿Y las inspecciones se han endurecido de alguna manera?

R. Yo creo que las inspecciones son buenas, porque certifican la calidad del sector turístico. Y además, en ningún caso las inspecciones van a ser arbitrarias, sino un instrumento de utilidad para todo el sector. De este modo, aquellos establecimientos que quieran optar a una clasificación de cinco estrellas o de gran lujo, pues en el momento en que llegue la inspección, pues se certificará si cumple, y será bueno para ellos y para todos.

P. Lo digo porque entiendo que los criterios sobre los que se ha hecho la normativa no habrán tenido en cuenta los protocolos sanitarios del Covid-19.

R. Claro. A ver, las medidas a nivel sanitario y de coronavirus están perfeccionándose conforme se va conociendo la enfermedad. Y todos esos protocolos se irán incorporando de forma paralela. Pues como todos los sectores.

P. ¿A cuántos hoteles puede afectar en Córdoba y de qué manera? Especialmente en la categoría de Gran Lujo, puesto que deben ser pocos.

R. Pues no tengo ese dato ahora mismo. De todos modos, aunque la tuviéramos antes del mes de marzo, habría variado.

P. ¿Cree que era el momento adecuado para aprobar esta normativa?

R. Yo creo que sí. Sin duda. Lo primero que hay que tener en cuenta es la desactualización de la que teníamos en vigor. Y lo segundo es que cualquier normativa que traiga inversión y mayor planta hotelera hotelera a Andalucía es algo positivo. Hay que tener en cuenta que esto supone más trabajo directo y también indirecto a través de obras de reforma. Todo eso es vida y economía para Andalucía, así que entiendo que no se puede dejar pasar ninguna oportunidad de hacer que Andalucía sea más competitiva, de que optemos a turismo de más calidad y con mayor inversión en nuestra tierra. Al final siempre estamos buscando el turista que venga a invertir a nuestra tierra. En definitiva, es una oportunidad de llegar a un turismo de más calidad.

P. Se lo decía sobre todo porque es posible que muchos hoteles ni siquiera sobrevivan esta crisis y quizá el sector lo que está demandando en estos momentos sea unas ayudas de subsistencia.

R. Ya. Pero yo creo que no es incompatible una cosa con la otra. Porque esta normativa no va a suponer ningún coste. Es decir, van a quedarse igual. Y también hay que recordar que tenemos un plan de choque de más de 300 millones de euros de inversión para ayudar al sector turístico. Y en este plan se contemplan medidas para fomentar la contratación; se ha abonado la cuota de autónomos; se ha ampliado el fondo de avales con garantia... En definitiva, hay medidas de ayuda directa. Al mismo tiempo estamos trabajando en unos bonos vacacionales para que el turista gaste en Andalucía y luego se pueda deducir del tramo del IRPF que corresponde a la Comunidad Autónoma.

En definitiva, esto no es una medida aislada, sino una medida que contribuye a ser más competitivos en un panorama desolador y, por supuesto, totalmente complementado con otras ayudas que ya han sido puestas en marcha con el Plan de Choque. Hemos estado al lado de los hosteleros y de todos los sectores y estas medidas se han puesto desde el primer momento encima de la mesa, porque el sector turístico tiene un impacto que va más allá de los hoteles. Es que llega a comercios o lavanderías, por ejemplo. Son muchos los negocios que directo o indirectamente se benefician de que el turismo vaya bien. Y creo que en ese sentido la Junta ha hecho un gran esfuerzo por no dejarlos en la estacada en ningún momento.

P. ¿Es posible que el panorama desolador ese del que hablaba pase por un turismo del que solo se beneficien personas de alta capacidad adquisitiva?

R. Yo creo que al final todo el mundo tiene ganas de hacer turismo. Es verdad que la incertidumbre juega en nuestra contra desde el inicio del estado de alarma porque el sector no ha sabido como actuar. Prueba de ello fue que se decretó la apertura de establecimientos el día 11 y las normas no estaban en circulación, así que la inseguridad siempre juega en contra. Ahora, creo que en nuestra provincia y a nivel nacional, la gente tiene ganas de hacer turismo y de viajar por Andalucía. Y desde la Junta la promoción irá dirigida a todos los mercados, sin descuidar nunca los acuerdos internacionales.

El objetivo es que sigamos siendo competitivos como destino a nivel mundial y Andalucía es un referente y siempre lo ha sido. Antes de esta crisis, los datos eran muy buenos. En Córdoba estábamos superando todos los indicadores, incluso las pernoctaciones que es nuestro gran problema. Ahora hay que complementar eso. Hay que atraer al turismo de gran lujo, claro que sí, pero también al turismo nacional que es el que llena nuestras calles y nuestros bares.

P. Se lo decía porque, quizá involuntariamente, la parte más visible de esta nueva clasificación hotelera, son los hoteles Gran Lujo. El problema es que en Córdoba, una gran parte del parque hotelero es de hoteles pequeños y negocios familiares pequeños.

R. Ya, pero es que esto no resta para que los hoteles sigan siendo los que eran. No resta que quien venía todos los años siga viniendo. Lo único que ha cambiado es que ese hotel, si quiere, puede optar a una nueva clasificación de una forma distinta a la que estaba regulada.

Etiquetas
stats