Los pueblos del Cabril se quedan sin dinero

Vista aérea del cementerio nuclear de El Cabril.
El Gobierno reconoce que la desaparición de la Fundación Enresa supone la suspensión de todos los convenios con los ayuntamientos del entorno del cementerio nuclear de Sierra Albarrana

"En el año 2014, al encontrarse en proceso de extinción, la Fundación Enresa no dispone de dotación presupuestaria para los convenios de colaboración con estos ayuntamientos, por lo que dichos convenios quedan automáticamente sin efecto". Ésta es parte de las respuesta del Gobierno a una pregunta del diputado del PSOE Antonio Hurtado sobre el futuro de las compensaciones económicas que reciben los ayuntamientos de los municipios que rodean al cementerio nuclear del Cabril, ubicado en la Sierra Albarrana, en el término municipal de Hornachuelos.

Hasta ahora, la Fundación Enresa venía aportando distintas sumas de dinero a estos ayuntamientos en forma de compensación por tener que soportar las molestias de un almacén de residuos radiactivos de media, baja o muy baja intensidad en sus inmediaciones. El Gobierno decidió hace meses extinguir la Fundación Enresa, en una de sus medidas de ahorro y ajuste. Los ayuntamientos de la zona (Hornachuelos, Fuente Obejuna, en Córdoba, y Alanís de la Sierra y las Navas de la Concepción, en Sevilla) no sabían si los convenios iban a seguir en vigor. La respuesta del Gobierno es tajante: no.

"No hay ningún compromiso adquirido y no pagado por la Fundación Enresa con los ayuntamientos del entorno de El Cabril", asegura el Gobierno, en la respuesta parlamentaria. Además, recuerda el dinero que se ha destinado a estos ayuntamientos desde que se constituyó la Fundación. Así, detalla que estos cuatro municipios ha recibido más de 43 millones de euros desde entonces. El que más ha sido Hornachuelos con 21,3 millones de euros, seguido de Fuente Obejuna con más de 11, Las Navas de la Concepción con nueve y Alanís con algo más de 500.000 euros. En 2013, el último ejercicio con la Fundación Enresa viva, Hornachuelos percibió 1,6 millones de euros, Fuente Obejuna 867.000, Las Navas casi 800.000 y Alanís algo más de 6.000 euros.

Desde 1991, la Fundación Enresa ha prestado su apoyo y colaboración a una larga lista de proyectos de carácter social, cultural y deportivo con los ayuntamientos de Hornachuelos, Fuente Obejuna, Alanís, Las Navas de la Concepción y Peñarroya-Pueblonuevo. También, aunque con carácter esporádico, se han firmado acuerdos para actuaciones puntuales con los ayuntamientos de Azuaga y Córdoba, con quien se llevó a cabo el proyecto del Museo Paleobotánico en el Molino de la Alegría. La Mancomunidad de Municipios del Valle del Guadiato, la Diputación Provincial de Córdoba, las consejerías de Medio Ambiente y Asuntos Sociales, el Obispado, Cruz Roja y la Universidad de Córdoba han sido otras instituciones de referencia para actuaciones concretas con el objetivo de impulsar y desarrollar el bienestar social de las poblaciones, mantener y conservar el patrimonio artístico y medioambiental, o difundir el conocimiento científico en temas relacionados con las actividades de Enresa, mediante la concesión de becas, subvenciones a cursos de formación y las colaboraciones en congresos y seminarios.

La Funación Enresa se constituyó en 1990 con el objetivo principal es la prestación de servicios asistenciales, apoyando además la educación, la enseñanza y la investigación en materias sociales, de manera que se impulse y desarrolle el bienestar social de las poblaciones situadas en el ámbito de influencia de las instalaciones de Enresa en El Cabril.

Esta entidad, ahora suprimida, ha llegado a financiar la construcción de Instituto de Enseñanza Secundaria de Hornachuelos, las actuaciones de adaptación de la Residencia de Los Ángeles, en Fuente Obejuna, el pabellón polideportivo de Peñarroya-Pueblonuevo, las mejoras en la iluminación de Alanís o el programa de desarrollo cultural de Las Navas; también participaba en la tradicional colaboración en las representaciones de Fuenteovejuna, el apoyo a las sucesivas ediciones de los cursos Fons Mellaria, la compra de vehículos municipales en Hornachuelos, la financiación para la compra del camión pluma de Peñarroya- Pueblonuevo, la participación en la Expoguadiato, la FAGA, la Fecsur…

EL GOBIERNO INSISTE EN QUE HABRÁ QUE AMPLIAR EL CABRIL

Por otra parte, en otra respuesta parlamentaria también a Antonio Hurtado, el Gobierno ha reconocido que "será necesario disponer de capacidad de almacenamiento adicional para RBMA a partir de los primeros años de la década de 2020, dado que el grado de ocupación de las celdas actuales es de un 70 por ciento, mientras que la capacidad de almacenamiento autorizada para RBBA (residuos de muy baja actividad) es suficiente para las estimaciones actuales". Es decir, habrá que ampliar el cementerio nuclear al menos para acoger residuos de muy baja intensidad, al estar casi lleno el centro.

La Junta de Andalucía ya ha señalado que la región ha cumplido con creces su tasa de solidaridad y apuesta por cerrar el Cabril en el momento en el que se llenen las celdas actuales.

Etiquetas
stats