Obejo recupera su danza de las espadas tres años después

Danza de las Espadas de Obejo

El municipio cordobés de Obejo volverá a celebrar este domingo (20 de marzo), tres años después de la última vez que lo hizo, la Romería de San Benito y la Danza de las Espadas. El motivo de la suspensión en 2020 y 2021 fue la pandemia causada por la Covid-19.

La celebración comenzará a las 9:00 en la iglesia de San Antonio con la concentración de la Danza de las Espadas con el mayordomo saliente para el nombramiento e imposición de medalla al entrante. El recorrido será por las calles de Obejo hasta la cooperativa de esta localidad.

En la misa de San Benito, a las 10:30 tendrá lugar la misa de hermandad, mientras que la misa de hermanos y romeros será a las 12:30. Como colofón, a las 13:30, será el reparto de buñuelos y vino para todos los asistentes.

La Fiesta de las Espadas de Obejo, con origen en el siglo XIV, tiene lugar tres veces a lo largo del año. La primera de ellas coincide con el domingo más próximo al 17 de enero, día de San Antón. Es la festividad del titular de la parroquia y se celebra una procesión, en la que intervienen los danzantes de San Benito y los vecinos degustan migas en la plaza del pueblo. Los niños, por su parte, disfrutan con un programa de juegos populares.

La segunda ocasión del año para la Danza de las Espadas coincide con la Romería en la ermita de San Benito, en concreto el domingo más próximo al 21 de marzo. Comienza en el pueblo con el traspaso de poderes al nuevo hermano Mayor. Luego sigue en la ermita y sus alrededores, donde después de la misa de los romeros, comienza la procesión, una de las más vistosas de Andalucía, tanto por la imagen del santo, el cual lleva colgado de su manto billetes donados por los devotos, como por la tradicional Danza de las espadas. 

La última de las tres es el segundo sábado de julio, con motivo de la feria de Obejo. Esta danza, también llamada Baile de Bachimachía, simboliza el arte guerrero de los pueblos bárbaros y es la tradición más arraigada de Obejo, donde intervienen 32 hombres y el maestro, los cuales acompañan, sin parar de bailar, al Santo en la procesión hacia la Ermita.

El momento más esperado del baile es conocido como 'patatú', en el cual los danzantes simulan ahorcar al maestro de danza utilizando para ello sus espadas de hierro, dispuestas unas contra otras, quedando la cabeza del maestro apresada entre todas ellas.

Etiquetas
stats