Los embalses del norte de Córdoba solo tienen agua para un año

Tierra cuarteada por la sequía

El norte de Córdoba tiene un año o incluso menos para no sufrir graves restricciones de agua. El presidente de la empresa provincial de Aguas de Córdoba Emproacsa, Francisco de Paula Algar, ha reconocido en el programa Debate Abierto de 7TV Ondamezquita que “los pueblos de del norte de Córdoba tienen previsiones de abastecimiento para un año”. Algar ha reconocido que la situación es preocupante y que se acaba de constituir un comité de crisis para evaluar la situación y que se ha reunido por primera vez.

El sistema de abastecimiento de agua en la provincia están muy bien definido. Más de 254.000 vecinos de la zona sur beben del embalse de Iznájar, el mayor de toda Andalucía. La zona del entorno de Montoro (unas 44.000 personas en total) lo hacen del embalse de Martín Gonzalo. Córdoba capital tiene recursos propios gracias a los embalses del Guadalmellato y San Rafael de Navallana, que están conectados entre sí. Aunque en sequía y en situación de escasez, todos estos vecinos tienen agua garantizada al menos para los próximos tres años. No para regadío, pero sí para consumo humano.

Pero la infraestructura es más pequeña en la zona norte. E incluso peor. Los vecinos del Valle del Guadiato y de Los Pedroches beben de dos embalses: Sierra Boyera y Puente Nuevo. El principal es Sierra Boyera, que abastece a 77.500 personas. De Puente Nuevo beben las 4.500 personas de los municipios de su entorno, aproximadamente. La situación que preocupa especialmente es la de Sierra Boyera.

Este embalse, construido en los años setenta en Belmez, tiene una capacidad de 41 hectómetros cúbicos. En su día se diseñó para abastecer a la población exclusivamente. De él también depende el ganado de Los Pedroches. Ahora mismo está al 26,7% de su capacidad. Es decir, le quedan apenas 11 hectómetros cúbicos de agua para abastecer a 77.500 vecinos. Por dimensionar su capacidad, Iznájar está al 22% de su capacidad, pero ahora mismo retiene 219 hectómetros cúbicos de agua.

Sierra Boyera se construyó a finales de los años setenta precisamente para acabar con los problemas de abastecimiento de la comarca. Pero pronto se quedó pequeño, especialmente después del enorme crecimiento de la cabaña ganadera de la zona de Los Pedroches. Por eso se diseñó y construyó La Colada, para dar apoyo también a estos 27 municipios. El embalse está construido e incluso tiene agua. Pero su agua no se puede beber porque no hay tuberías.

La Colada se acabó de construir en 2006 pero nunca se culminó su red de abastecimiento. El embalse de La Colada cuenta con una conducción de impulsión de diámetro 700 milímetros, que está al 94%; una conducción de gravedad diámetro de 800, que se encuentra al 100%; otra conducción de gravedad diámetro 500, ejecutada al 95%, y un depósito de agua bruta de 10.000 metros cúbicos que ya está terminado. En agosto de este año, la Junta licitó la redacción del proyecto, por lo que para este periodo de sequía va a ser imposible que La Colada pueda estar disponible.

Por eso, y en caso de que se prolongue la sequía actual, solo hay un año de agua para 27 municipios del norte de Córdoba: Pozoblanco, Villanueva de Córdoba, Peñarroya-Pueblonuevo, Añora, Dos Torres, Belmez, Fuente Obejuna, Los Blázquez, La Granjuela, Valsequillo, Espiel, Belalcázar, El Guijo, El Viso, Fuente La Lancha, Hinojosa del Duque, Pedroche, Santa Eufemia, Torrecampo, Villaralto, Villanueva del Duque, Cardeña, Conquista, Villaharta, Villaviciosa, Villanueva del Rey y Obejo.

Etiquetas
stats