Alertan de la reducción de cosecha en el olivar tradicional por la sequía y el calor

Olivares en la DO de Priego de Córdoba

Sequía y calor. Esa es la conjunción que se viene dando en los últimos meses y que está poniendo contra las cuerdas a buena parte del campo. Y, en concreto, al olivar tradicional que encara una nueva temporada de cosecha encomendándose a las lluvias que puedan llegar en otoño. Si estas no lo remedian, la producción se verá afectada y reducida en procentajes que la organización agraria COAG cifra en hasta un 80% en el olivar de secano.

En su informe sobre los Efectos de las adversidades climáticas en el campo español, dado a conocer este lunes, COAG incide en que la falta de lluvia y las altas temperaturas van a afectar de lleno al olivar: “Importante afectación en las producciones por la sequía y las fuertes olas de calor, especialmente en los secanos en los que se espera muy poca cosecha, un 10-20% de una producción normal”, apunta).

En ese sentido, la organización agraria señala que es “difícil que se recuperen las producciones de los secanos más duros”, aunque vislumbra una “posible recuperación en algunas zonas si hay buenas lluvias en otoño”, algo que está por ver, justo en los últimos meses de maduración de la aceituna.

En Córdoba, ya la organización agraria Asaja alertaba de que la sequía podría reducir la cosecha de la aceituna a la mitad en esta temporada, con unas pérdidas en la campaña 2022-2023 que podrían llegar a los 500 millones de euros en la provincia.

De este modo, en la provincia de Córdoba la cosecha media de aceituna suele ser de unas 300.000 toneladas y, este año de sequía y calor extremos, podría quedarse en unas 180.000 toneladas.

Además preocupa ya no sólo esta próxima cosecha, si no también la siguiente 2023-24. La organización agraria explica que la mala situación en que van a encontrarse los olivos por la falta de agua hará que, de no tener un próximo otoño e invierno con precipitaciones más que suficientes, los árboles no sean capaces de “cargar” aceituna por su debilidad fisiológica para una próxima cosecha.

Etiquetas
stats