Prisión sin fianza para la acusada del crimen de La Victoria

FOTO: MADERO CUBERO
El juez ha ordenado el ingreso en la cárcel de manera preventivo de la sobrina de la fallecida; está acusada de un delito de homicidio

El titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Montilla ha ordenado el ingreso en prisión de manera preventiva de M. A. M. P., de unos 50 años, acusada de la muerte de una mujer en La Victoria. Esta mujer, sobrina de la fallecida, ha confesado ser la autora de la muerte de Concepción Pérez, de unos 74 años. Por eso, el juez ha ordenado su ingreso en prisión sin fianza, al acusarle de un delito de homicidio. La mujer sigue ingresada en el hospital Reina Sofía, por lo que será custodiada por la Guardia Civil hasta que pueda ser trasladada a la cárcel de Córdoba.

La mujer, Concepción Pérez, de 74 años, fue hallada muerta el día de Navidad a las 19.00 por sus familiares. La víctima presentaba varias heridas en el cuello. En una habitación distinta fue localizada la sobrina que vivía con ella, M. A. M. P., de unos 50 años , que tenía heridas por cortes en las manos, que ha sido detenida esta tarde. La mujer también fue sometida a un lavado de estómago, al haber ingerido sustancias tóxicas para quitarse la vida. Al parecer, la mujer había ingerido lejía.

La víctima ha sido enterrada esta mañana en La Victoria, en un entierro al que han acudido cientos de personas. La mujer llevaría muerta al menos 24 horas antes de que su cadáver fuera localizado. Según ha declarado el hermano de la detenida y también sobrino de la fallecida a la Guardia Civil, fue él mismo el que acudió el día de Nochebuena a la casa en la que vivían estas dos mujeres, en la plaza de España. Al llamar a la puerta y no recibir respuesta, se marchó, algo que según ha dicho era normal. El hombre regresó al día siguiente y volvió a llamar a la puerta, pero tampoco le abrieron. Entonces, se asomó a una ventana y vio el cuerpo de su tía en una posición extraña. Entonces, decidió llamar a la Policía Local, que a su vez requirió la presencia de la Guardia Civil.

Cuando entraron los agentes vieron a la mujer fallecida con profundos cortes en el cuello. La sobrina estaba en una habitación distinta con cortes en las manos e intoxicada. Fue trasladada entonces al hospital Reina Sofía de Córdoba, donde fue sometida a un lavado de estómago. Una vez recuperada, confesó los hechos a su hermano, primero, y posteriormente a la Guardia Civil. La mujer le ha dicho a su familia que lo hizo para que su tía no siguiera sufriendo, según fuentes judiciales.

Etiquetas
stats