El primer escalón de la cadena de supervivencia

FOTO: MADERO CUBERO
Más de 1.700 alumnos de instituto aprenden en el pabellón de Vistalegre a actuar ante una muerte súbita o ataque cardíaco

“Son el primer escalón de la cadena de superviviencia”. El titular es de Antonio Rojas, vicepresidente de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (Semes) de Andalucía y jefe de Urgencias del hospital de Osuna (Sevilla). Rojas señalaba a los más de 1.700 alumnos de distintos institutos de Córdoba y provincia que en ese momento estaban aprendiendo qué hacer si un compañero sufre un ataque cardíaco o una muerte súbita.

En estos días, Semes Andalucía está celebrando en Córdoba su XVIII congreso regional. Aparte de las conferencias teóricas, el congreso tiene su parte práctica y desde luego la más numerosa era la de esta mañana en el pabellón de Vistalegre. Los jóvenes aprendían cómo aplicar un masaje cardíaco, si hacerlo más rápido o más despacio, y, sobre todo, cómo llevar a cabo una reanimación cardiopulmonar. Tan rápido aprendían que a la hora muchos ya usaban hasta el lenguaje técnico que habitualmente se escucha en las urgencias del cualquier hospital andaluz.

“Son fundamentales para la cadena de la vida”, aseguraba Julio Aparicio, presidente del comité científico del congreso. “Son muy importantes para evitar tantas muertes innecesarias”.

Los más de 1.700 alumnos de distintos institutos cordobeses se repartían por turnos y grupos entre un total de 40 instructores, a través de hasta 53 puestos habilitados, cada uno con su maniquí correspondiente. El equipamiento ha sido cedido por la Delegación provincial de Salud, que participaba.

Ayer, por estas jornadas pasó el director de la Cátedra Andaluza de Bioética y profesor de la Universidad de Granada (UGR), Francisco José Alarcos, que advirtió de “lesiones a la intimidad y autonomía” en las unidades de Urgencias de los hospitales andaluces. En su opinión, la “masificación” es otra de las “lesiones” que se producen en las Urgencias de los centros sanitarios y ha apuntado a este respecto que “el espacio de los enfermos terminales no debe ser las Urgencias”.

El también doctor en Teología reclamó durante su discurso un espacio específico para los pacientes terminales y ha subrayado que éste “no puede ser ni el servicio de Urgencias ni la planta a la que suelen dirigirse en ocasiones”, y detalló que uno de los “problemas” detectados en el ámbito de la Bioética es que “no ha de mezclarse a una persona que está agonizando y, por tanto, pasando sus últimas horas de vida, con alguien que ha sufrido un accidente y se ha fracturado una pierna o un brazo”.

Etiquetas
stats