¿De qué partido será el próximo gobierno de Estados Unidos?

Donald Trump.

Estados Unidos (EE UU) celebrará el 3 de noviembre de 2020 sus elecciones generales. Una fecha que ya está marcada en el calendario por todos los estadounidenses y que servirá para que la sociedad de América del Norte dé su visto bueno a las políticas de Donald Trump o, por el contrario, rechace su actuación en estos cuatro años de gobierno en favor de los demócratas.

Los partidos políticos ya han empezado a mover sus respectivas maquinarias para poner en valor sus valores y la confianza de sus agrupaciones en el año que queda hasta la celebración de las elecciones. Por el momento, los partidos políticos de EE UU están mostrando a sus candidatos y la lucha por las primarias ya empieza a ser vox populi con el surgimiento de los nombres de los candidatos.

De este modo, las apuestas sobre quién será el presidente de EEUU ya han empezado en un país donde la población está cada vez más polarizada y los diferentes candidatos postulados no logran aunar una estrategia común entre sus candidatos. Es el caso del partido demócrata, los diferentes candidatos debaten entre una política de moderación o una política más revolucionaria hacia la izquierda.

Del lado demócrata se han postulado una veintena de candidatos a la presidencia aunque el paso del tiempo está dejando a sólo unos pocos. En la actualidad, los aspirantes con más posibilidades son el exvicepresidente Biden, en cabeza en los sondeos nacionales, la senadora Elizabeth Warren, Bernie Sanders y Pete Buttigieg. 

De estos candidatos, Pete Buttigieg y Biden son quienes defienden unas posiciones demócratas más tradicionales y moderadas, mientras que los otros dos, Warren y Sanders, son partidarios de dar un giro a la izquierda del partido. 

Y mientras en el lado demócrata continúan con su disputa para elegir a un candidato con posibilidades reales de desbancar al actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump no deja de visitar juzgados y tribunales para explicar su implicación en diversas tramas, tanto políticas como económicas.

De momento, Trump no cuenta con ningún rival que represente un peligro real para él dentro del Partido Republicano. Nadie ha mostrado realmente capacidad y posibilidades reales de quitarse su puesto a revalidar la presidencia de EE UU. En este sentido, el principal rival de Trump es él mismo, cada vez más ahogado en sospechas y casos relacionados con abuso de poder.

Con la mayoría de medios de comunicación en su contra (Donald Trump ha acusado en innumerables ocasiones a la prensa de ser generadora de ‘fake news’ contra su persona y su administración, el presidente de EE UU continúa comunicándose con sus seguidores a través de redes sociales e intentando silenciar sus visitas a juzgados.

Así que ya ha llegado el momento de empezar a apostar por quién será el presidente del país más importante del mundo. ¿Estás preparado?

Etiquetas
stats