El obispo de Bangassou, testigo de matanzas en Centroáfrica

Juan José Aguirre, en su diócesis de Bangassou.
Juan José Aguirre ha calificado como “un día apocalíptico” la jornada del viernes, cuando la violencia de la milicia islámica azotó Bangui, la capital de República Centroafricana en la que reside

“Temprano por la mañana me encontraba en el aeropuerto de Bangui para volver a Bangassou cuando estalló el infierno: se oían repetidos disparos de armas de fuego, incluso de armas pesadas”. Es el inicio del testimonio de Juan José Aguirre, el obispo cordobés de Bangassou, que define así lo que ha considerado como “un día apocalíptico”.

Aguirre estaba en la capital de la República Centroafricana, Bangui, cuando han estallado las represalias de los militantes de la Seleká, la milicia de corte islamista que tomó la capital en marzo de este año. Según distintos testigos, al menos se ha producido la matanza de unas 300 personas hasta que han llegado soldados franceses para hacerse con el control de la seguridad del país.

“Varios negocios de musulmanes fueron saqueados. En la morgue en la mezquita número cinco están los cuerpos de unas 80 personas asesinadas, mientras que los Seleka (que son en su mayoría musulmanes) están matando a jóvenes cristianos al azar, un poco en todos los distritos. Hemos contado con al menos un centenar de cuerpos en las calles de estos jóvenes, a menudo asesinados a machetazos en la cabeza. Cada parroquia en la capital ha acogido a 2.000-3.000 personas. Estamos en busca de comida para estas personas, pero la inseguridad dificulta el conseguir los suministros”, relataba el obispo cordobés, poco antes de la llegada de las fuerzas militares francesas.

Los refuerzos militares franceses llegaron este sábado por tierra y por aire a la República Centroafricana, dentro del dispositivo diseñado por París para la intervención iniciada el jueves en ese país para intentar acabar con la violencia que ha causado al menos 300 muertos en los últimos días. La cadena de televisión France 2 mostró imágenes de los alrededor de 300 soldados que llegaron de madrugada al aeropuerto de Bangui procedentes de la base francesa de Libreville.

France 2 dio cuenta también de la entrada en territorio de la República Centroafricana, procedentes de Camerún, de una columna de un centenar de vehículos, que debían dirigirse al norte. Las patrullas francesas eran más visibles en las calles de Bangui desde esta mañana, según este canal de televisión, que entrevistó al coronel Vincent Cassel, cuyos hombres dispararon y mataron ayer a los ocupantes de una camioneta, que según su versión había atacado la base del aeropuerto de M'Poko, donde están acuartelados. En las cercanías del aeropuerto se han instalado varios miles de personas para escapar de la violencia que han sacudido la ciudad en los últimos días.

Mientras tanto, no se han reportado escenas de violencia desde Bangassou, diócesis del obispo Aguirre donde trabajan varios españoles atendiendo a la población. En marzo, la llegada de la milicia de los Seleká arrasó gran parte de la obra de la diócesis de la Fundación Bangassou, con grandes raíces en la ciudad de Córdoba.

Este verano, CORDÓPOLIS entrevistó a Juan José Aguirre.

Etiquetas
stats