El nuevo centro de Algeciras evitará que sigan llegando inmigrantes del Estrecho a Córdoba

Un grupo de inmigrantes llega a Vista Alegre el pasado 31 de julio | TONI BLANCO

Córdoba ha sido una de las pocas ciudades de España que ha ayudado a paliar la tensión migratoria que han sufrido las costas andaluzas desde antes incluso del inicio del verano. La masiva llegada de inmigrantes en pateras y todo tipo de embarcaciones desbordó, literalmente, la capacidad de recepción de históricos puntos como Tarifa, Algeciras, Málaga, Motril y hasta Almería. Por eso, Córdoba fue de las pocas capitales de provincia que decidió convertirse en ciudad refugio, aunque fuese por unas horas, y actuar como si estuviera en la frontera. Pero ahora, con la última decisión del Ministerio del Interior, parece que la ayuda extraordinaria que ha prestado la ciudad no será necesaria. Al menos, de momento.

Algeciras ha puesto en marcha el primer Centro de Acogida Temporal de Inmigrantes en España, una especie de campo de refugiados dirigido por la Policía Nacional y que tiene capacidad para alojar hasta 600 personas durante un máximo de tres días. Situado en el antiguo muelle de cargas sin asfaltar de Crinavis, en San Roque; el centro de recepción será el primer destino de las personas que toquen tierra firme tras cruzar peligrosamente las aguas del Estrecho.

Con una capacidad de 600 personas, este centro temporal se antoja suficiente como para atender una avalancha similar a la de las últimas semanas. Algeciras no tenía capacidad para atender a tantos inmigrantes, por lo que comenzó a derivarlos a Córdoba. Al principio, la ciudad habilitó el centro de educación ambiental junto al Zoológico. Allí había capacidad para un autobús. A la ciudad llegaron media decena de buses. Sin embargo, la presión migratoria creció y en dos ocasiones el Ayuntamiento tuvo que habilitar de manera extraordinaria el pabellón polideportivo de Vista Alegre, donde en dos tandas diferentes llegó a acoger a 400 inmigrantes.

Ahora, el Gobierno quiere centralizar todos los esfuerzos en la misma costa, para no tener que embarcar a los inmigrantes en un segundo viaje en autobús que tienen que ser escoltados, además, por agentes de la Policía Nacional hasta llegar a destino unas cuatro horas después.

Sin embargo, y según han confirmado fuentes municipales, Córdoba mantendrá su dispositivo por si acaso. El Ayuntamiento sigue coordinado con Cruz Roja para volver a reaccionar de manera inmediata en caso de que sea necesario habilitar un espacio de acogida.

Normalmente, los inmigrantes no pasan más de 72 horas en estos espacios. En ese tiempo, son identificados y atendidos. Después, se le aplica la Ley de Extranjería y comparecen ante el juez. Todos quedan en libertad y la inmensa mayoría opta por seguir viaje hasta Europa. Las fuentes señalan que es un porcentaje mínimo el que decide buscar fortuna en España.

Etiquetas
stats