Un músico de la Esperanza denuncia una agresión mientras tocaba en el Císter

Banda de Música de la Esperanza, en una procesión | BANDA DE MÚSICA DE LA ESPERANZA

La falta de respeto de mucha gente hacia las cofradías llegó a convertirse en agresión a un joven músico de la Esperanza en la noche del Martes Santo mientras tocaba con su banda tras el paso de palio de Nuestra Señora Reina de los Ángeles. Los hechos han sido denunciados este miércoles en la Policía Local, que intervino tras el suceso.

Todo ocurrió cuando la formación estaba parada en la calle Cardenal González, tras pasar los baños árabes, y una mujer quiso cruzar por medio de los músicos con un carrito de bebé sin pedir permiso sino intentando meterse. Era ya de noche, con la hermandad de vuelta a su templo, cuando apareció la mujer dispuesta a pasar por medio de la banda. En ese momento, en el lugar por el que quería pasar una músico estaba agachada atándose los cordones y a otro compañero se la habían caído las partituras al suelo, por lo que pidieron a la mujer que esperase. Sin ningún tipo de consideración, ella se adentró en la banda arrollando a algunos de sus miembros con el carrito que llevaba. Uno de los músicos puso la pierna para que no le diera a la compañera que se ataba los cordones y el carrito pasó sobre su pie. Tras decirle este músico a la mujer que le había pisado el pie con las ruedas, ella le propinó una bofetada en la parte izquierda superior de la cara sin mediar palabra.

El agredido se quedó paralizado y la agresora comenzó a dar voces diciéndole que iba a soltar al niño y que iba a ir a por él. La mujer fue más allá y empezó a darse en la nariz diciendo que el músico le había pegado y que iba a llamar a la Policía. El joven le contestó que si no la llamaba ella la llamaba él pero poco después aparecieron por el lugar dos policías locales que le tomaron los datos a ambos. La mujer había intentado marcharse pero la retuvieron las personas del público, algunas de las cuales ayudaron al músico y se han ofrecido a declarar como testigos de lo sucedido.

El músico, con parte de la cara y la frente rojas del golpe, empezó a encontrarse mal, mareado, y fue trasladado en ambulancia hasta las Urgencias del centro sanitario del Sector Sur, por lo que tuvo que abandonar la banda y dejar de tocar. Además, en la agresión la mujer le rompió el atril.

Desde la gerencia de la banda de la Esperanza indicaron a EL CIRINEO que “hace años que las bandas de música venimos reclamando respeto al trabajo que realizamos acompañando a nuestras Sagradas Imágenes ya que hacemos una ardua tarea de preparación para ofrecer lo mejor de nosotros durante la Semana Santa”. Para ello necesitan concentración, silencio del público y respeto especialmente cuando interpretan alguna marcha, momento que también aprovecha mucha gente para cruzar entre las filas de músicos, lo que puede ocasionarles lesiones si le dan un golpe accidental o que se estropee algún instrumento como ocurrió este Martes Santo tras la Reina de los Ángeles.

“No cuesta nada esperar a que una banda pase para cruzar”, indicaron desde la Esperanza. “La violencia en ningún caso tiene justificación, siendo la actuación de esta mujer totalmente desproporcionada, insultante e injusta, como multitud de testigos pudieron presenciar”, añadieron. Además, desde la gerencia de esta banda pidieron al Ayuntamiento que refuerce la seguridad en las calles aledañas a la carrera oficial, como Cardenal González, donde se produjo la agresión, pues es habitual que en ellas haya aglomeraciones y así “evitar que este tipo de incidencias se vuelvan a repetir”.

Etiquetas
stats