Miles de mujeres exigen igualdad en una nueva movilización feminista histórica

Manifestación Feminista del 8 de marzo | MADERO CUBERO

Pocas frases resumen mejor el impacto de la Huelga Feminista del 8M -Día de la Mujer Trabajadora- que la que se podía leer esta tarde en la multitudinaria manifestación que ha puesto punto y final a las actividades convocadas por los colectivos feministas de la ciudad y la provincia, y que decía: “Será niña y se llamará Lucha”.

Seis palabras y unas 20.000 voces -según el Ayuntamiento de Córdoba- para gritarlas. El 8M y sus convocantes -los colectivos y plataformas de mujeres- se han convertido en un año en el actor social y reivindicativo con mayor poder de movilización -política, se entiende- en Córdoba. Un movimiento, además, absolutamente transversal. Si quedaba alguna duda de ello, este viernes 8 de marzo de 2019 la ha despejado por completo.

Así, mientras en el Barrio de San Lorenzo cientos de personas bajaban disfrazadas a cantar y a bailar al ritmo del carnaval, a unos cuantos metros, en la céntrica Plaza de La Corredera, miles de mujeres se despojaban de caretas y ataduras y cantaban a voz en grito que los tiempos del patriarcado tocan a su fin y que el feminismo es el futuro. Lo hacían al compás de una batucada, un ritmo semitribal que ha vertebrado la manifestación desde el principio.

La manifestación ha sorprendido por su envergadura. A las 18:30, en la explanada de la Renfe era difícil calcular la fuerza de la convocatoria. La cabecera ha echado a andar puntual, aunque de manera un tanto caótica, por la Avenida de América. Al final la marcha se ha enhebrado sola en el momento en que se ha girado por Gran Capitán. Ahí, tras una pequeña parada, la cabecera ha comenzado a tocar, y lo que era una concentración reivindicativa se ha convertido en una fiesta reivindicativa.

Más de una hora y media ha tardado en llegar a La Corredera, de hecho, la manifestación. Lo ha hecho a las 20:15 y ha llenado la plaza en cuestión de minutos. Tanto que, cuando se ha subido al escenario, la portavoz de la plataforma Nosotras Decidimos, Yulaica Vargas, ha tenido que pedir al público que se desplazara y diseminara por la zona este de la plaza, dado que quedaban miles de personas por llegar y la entrada oeste, la procedente del Ayuntamiento, ya registraba un pequeño tapón.

A esa hora, en la que todavía bajaba una marea morada desde Claudio Marcelo, Vargas ha leído el manifiesto de la Plataforma, una denuncia de que los recortes presupuestarios se han cebado con los sectores que más afectan a las mujeres -sanidad, servicios sociales y educación-, de que “la justicia patriarcal” no las considera “sujetos de pleno derecho” y de que las mujeres sufren “represión y recortes de derechos”.

“Exigimos plena igualdad de derechos y condiciones de vida y la total aceptación de nuestra diversidad. ¡Nos queremos libres, nos queremos vivas, feministas, combativas y rebeldes!”, ha gritado la portavoz, provocando una sonora ovación. Antes de que sonara la música y se anunciara el fin del patriarcado, un presagio: “Seguiremos hasta conseguir el mundo que queremos”.

La primera parte del camino, quizá la más difícil, ya la tienen andada. Lo que nació el 8 de marzo de 2018 ya tiene un año. Fue niña y la llamaron lucha. Y parece que crece.

Etiquetas
stats