Mediación: un traje a medida para evitar los juicios

.
El Colegio de Abogados impulsa un servicio para alcanzar acuerdos sin necesidad de resoluciones judiciales

Con el paso de los años la vida diaria se ha ido judicializando en muchos aspectos. Hasta por las diferencias más nimias, uno puede terminar en los tribunales para que un magistrado resuelva cualquier problema. Esta deriva ha ido sobrecargando de trabajo y papeleo el sistema judicial, con el coste que ello supone para el sistema público y sobre todo para los propios ciudadanos. Pero existe otro camino que potencialmente es mucho más rápido, económico y efectivo, al tiempo que menos traumático para las partes en litigio: la mediación. 

El Colegio de Abogados de Córdoba constituyó el año pasado su Centro de Mediación que tiene tres registros especializados por materias: familiar, civil-mercantil y concursal. Está integrado por mediadores con formación específica que también son abogados con sólida formación jurídica que garantiza su eficacia. 

“Hoy en día nos encontramos muchísimos problemas personales, de pareja, por el cuidado de nuestros hijos, conflictos vecinales, así como problemas profesionales, entre compañeros y con las empresas. Pero podemos resolver estos conflictos sin tener que acudir a los tribunales gracias a la mediación”, señala Ana María Delgado, responsable de la Comisión de Mediación del Colegio de Abogados. “Mediante esta vía, el mediador ayuda a las partes a que dialogando, ellas mismas puedan resolver su problema y llegar a un acuerdo”. 

Delgado destaca que “en la mediación nadie va a decidir por ninguna de las partes pero si acuden a un tribunal, será el juez el que decida por ellos al dictar la sentencia, siempre habrá un ganador y un perdedor; con la mediación se busca que ganen las dos partes a través de un acuerdo que transforme su problema en una oportunidad para llegar a entenderse”.

Las ventajas de la mediación son su coste, infinitamente más barato que cualquier otra resolución en los tribunales con procedimiento judicial; y su velocidad, ya que suelen resolverse los conflictos en un periodo de entre dos y seis sesiones, que se desarrollan en menos de dos meses en muchos casos. “También es muy importante resaltar que la mediación ofrece soluciones que son como un traje a medida para las partes en conflicto”, subraya el mediador del Colegio David Villalba. 

Es decir, las soluciones que se logran entre todos son las que mejor se adaptan a las necesidades e intereses de las partes, porque no están impuestas por un tercero. “Y todo ello, con la garantía de que esos acuerdos tienen el mismo peso que una sentencia judicial, lo que es una gran ventaja”. Otra de las virtudes de la mediación es que es un proceso totalmente voluntario, que se puede abandonar sin tener que dar mayores explicaciones. “Además, el hecho de que el mediador sea imparcial y garantice la igualdad de oportunidades a ambas partes, asegura la neutralidad y la confidencialidad de todo el proceso”, termina Villalba. 

La mediadora Raquel Del Moral explica cómo se desarrolla el proceso de la mediación. “Las partes comienzan con una exposición del conflicto o problema que les ha traído a la sala de mediación y, a través de distintas técnicas, el mediador, realizando una serie de preguntas y usando una herramienta muy práctica como es el rotafolios, donde anota sus ideas y su postura frente al problema, conseguirán restaurar la comunicación y facilitar que, posiblemente, alcancen un acuerdo”, concluye Del Moral.

Los ciudadanos interesados en acceder a

la mediación pueden acudir a una primera sesión informativa gratuita, previa cita, en el Colegio de Abogados de Córdoba.

Etiquetas
stats