Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Lee ya las noticias de mañana

El logotipo, principal elemento corporativo

.

Redacción Cordópolis

0

Con motivo del lanzamiento del nuevo logo de la marca de automóviles Toyota, cabe recordar que distintos estudios científicos confirman que el cerebro humano es capaz de percibir una cantidad mínima de 100 logotipos diarios, aunque conscientemente no se perciba sí que se retienen en la memoria. La mente es capaz de captarlos retenerlos y crear una asociación instantánea de ideas y reconocerlos más tarde

El logotipo es un elemento corporativo que acompañará y marcará la trayectoria de la organización en lo concerniente a la publicidad y a la imagen de la empresa. Casos como el reciente cambio de logo de Correos, del que todos los medios nacionales se hicieron eco este verano, dejan claro que es un elemento muy importante. Debe tener una implicación psicológica directa en los clientes potenciales e incluso en el mercado en general, y ha de amoldarse a los tiempos que corren. Es de vital importancia acertar con un logotipo que describa lo más certeramente posible la personalidad de la marca.

Si quieres crear tu logotipo rápidamente para comenzar a dotar de una identidad clara al negocio, debes saber que es posible realizarlo de forma creativa con un creador de logos online, como al que se redirecciona si hacemos clic sobre el enlace sugerido en este párrafo. Si el empresario tiene claro cuál debe ser la imagen que su negocio quiere proyectar, esta es la mejor herramienta web que se puede encontrar. De forma rápida y sencilla, el usuario de la plataforma conseguirá darle forma a la idea del logo que tiene en mente.

¿De qué se compone un logotipo?

Si se quiere empezar un negocio rentable, se debe plantear también una imagen corporativa que realmente sepa transmitir la filosofía de la empresa, como bien explican desde EmprendePyme. Esta imagen juega un papel fundamental, y el logo es uno de sus principales valedores. Este, a su vez, no es una imagen única y aislada. Si se quiere algo completo, debe estar conformado por varios elementos.

El Isotipo

El isotipo sí es la imagen, que debería ser lo más fácil de recordar para que tenga una verdadera repercusión en la memoria del público. Es la parte del logotipo que consigue que los potenciales clientes identifiquen de forma clara, concisa e inmediata la marca, el producto o la organización.

El Logotipo

El logotipo en sí es un elemento gráfico formado por un conjunto de letras que poseen también su propio diseño y tipografía. Esto consigue crear un aspecto visual que ayuda a identificar de nuevo la marca, el producto o a la empresa.

El Islogotipo

Este nombre se refiere a la suma de logotipo e isotipo en una sola imagen. Con el islogotipo se consigue que el observador pueda asociarla fácilmente con la empresa, destacando además alguna característica propia y exclusiva de esta.

El imagotipo

En este caso la combinación proviene del isotipo y el logotipo en una misma imagen, sin que el observador sea capaz de diferenciar sus partes.

El logotipo para el cerebro humano

El logotipo tiene la función de quedar atrapado dentro de la memoria positiva del cerebro de las personas. Para que consiga esta finalidad debe ser simple en su diseño, no depender de modas ni tendencias pasajeras, tiene que ser impactante, versátil y con propiedad. Debe transmitir claramente el mensaje principal, por el que fue creado.

El cerebro, instintivamente y sin percatarnos de ello, es capaz de leer significados subliminales, enlazando ideas por sí mismo, sin orden consciente. De esta forma, el consumidor / cliente / usuario fabrica mentalmente una percepción propia y particular sobre lo que la marca que representa el logo ofrece, tanto sobre la ética y confianza, como de la calidad e incluso de los precios.

No es de extrañar que, ante tanto bombardeo constante de marcas y productos visualmente atractivos, los consumidores den paso a una forma instintiva de adquirir productos o servicios, pues no existe tiempo real para racionalizar y recapacitar sobre esos mensajes. Lo que transmite de forma directa y rápida es suficiente para realizar una acción de compra. El logo es, en este sentido, la herramienta perfecta para las empresas y marcas.

Los colores

Para llamar la atención de esta forma, tan irracional, es lógico pensar que los colores juegan un papel decisivo. Efectivamente, los colores tienen esa capacidad para emitir y transmitir todo tipo de emociones, y generar a su vez respuestas a un nivel cognitivo profundo. La disposición cromática es una de las piezas fundamentales en la creación de cualquier logotipo. Tan solo hay que ver el caso de McDonald's, bastante bien detallado recientemente en La Opinión, y la combinación escogida para su logo. Es esencial.

El negro se usa para identificar poder y sofisticación, pero también maldad. El blanco representa sencillez, pureza, inocencia limpieza, muy utilizado como fondo para resaltar los contrastes. El marrón nos señal masculinidad y vida rural. El rosa diversión y coquetería. El rojo nos presta a la acción, agresividad, fuerza, pasión…

El resto de colores, como el naranja, significan accesibilidad, entusiasmo, creatividad, diversión, energía y juventud. El amarillo, por su parte, está relacionado con la precaución, la curiosidad, positividad, felicidad y bromas. El verde muestra una clara predisposición para pensar en la naturaleza, el medio ambiente, la armonía, la salud... El azul es sinónimo de autoridad, dignidad, lealtad, seguridad, poder, éxito, confianza.

Cada uno aporta un significado esencial para construir el logotipo perfecto para tu negocio.

Etiquetas
stats