Localizado en Córdoba el mosquito transmisor del virus del Nilo... pero sin el virus

Imagen de un mosquito

“Una cosa es que exista el mosquito y otra que exista el virus”. El presidente de la empresa municipal Sadeco, David Dorado, ha confirmado en declaraciones a este periódico que profesionales de este organismo especialistas en control de plagas han confirmado la existencia en el término municipal de Córdoba del mosquito transmisor del virus del Nilo. Eso sí, sin rastro alguno del virus. Por ello, y de manera preventiva, Sadeco está a la espera de una respuesta de la Junta, la administración competente en la materia, para actuar y fumigar la zona, y evitar la amenaza.

Los mosquitos del género Culex (pipiens y perexiguus), presentes en zonas de marismas, como la de Coria y La Puebla del Río (Sevilla), donde se han diagnosticado todos los casos del virus del Nilo Occidental, son los transmisores de esta enfermedad. En Córdoba los técnicos de Sadeco, gracias al convenio de la entidad con la Universidad de Córdoba, han localizado una pequeña colonia en una zona de agua embalsada del Guadalquivir en las inmediaciones del puente de Ibn Firnás, en las afueras de la ciudad y en un lugar poco transitado.

En el resto de la ciudad, ni los técnicos de Sadeco ni los responsables de la Universidad de Córdoba, han encontrado resto alguno de este tipo de mosquito. El resto de los que estos días están picando a los cordobeses son del género común, sin que conste que transmitan enfermedades.

Los técnicos han analizado en el laboratorio estos mosquitos y han descartado que tengan rastro alguno del virus del Nilo Occidental, que ha provocado ya varias muertes en la provincia de Sevilla. Además, y tal y como recuerda David Dorado, “los casos que se están dando en Sevilla ocurren aguas abajo del Guadalquivir”. Es decir, el virus estaría muy localizado en una zona muy concreta. “El mosquito y las larvas no van aguas arriba”, ha detallado el concejal.

“No obstante, y para mayor seguridad, nosotros trasladamos una petición para fumigar a la Junta, a Medio Ambiente, y nos dijo que debíamos entregar informes técnicos en los que se vieran este tipo de insectos”, ha explicado el edil. “Se hizo uno extraordinario. Se envió el 17 de agosto y nos contestaron al día siguiente. El día 24 le enviamos el informe definitivo y estamos a la espera de que nos autoricen para fumigar”, ha detallado.

“Queremos evitar que se den casos. No queremos esperar a que haya un caso para tomar medidas. Es la herramienta que tiene Sadeco para actuar sobre posibles plagas. Pero no somos un ente que decida”, explicó. La última palabra, por tanto, la tiene la Junta de Andalucía.  “Continuamos con las labores de seguimiento para actuar de manera inmediata”, concluyó David Dorado.

Etiquetas
stats