La nueva ordenanza de Movilidad de Córdoba prohíbe atar la bicicleta a señales o árboles

Dos ciclistas con una agente de la Policía Local de Córdoba

La nueva ordenanza de Circulación, Seguridad Vial y Movilidad Sostenible de la ciudad que ha sido aprobada por la Junta de Gobierno Local (JGL) impedirá explícitamente atar las bicicletas en los árboles, semáforos, bancos, papeleras, postes de sustentación de señales verticales o cualquier otro elemento del mobiliario urbano, así como la retirada de las mismas.

Además, establece que, cuando existan aparca-bicis, no se podrá estacionar las bicicletas a menos de 100 metros de dichos espacios, y especifica que se podrán estacionar (pero no amarrar) sobre aceras, andenes o paseos con una anchura mínima de 3 metros, y junto a elementos separadores metálicos que delimitan la calzada con el acerado o farolas durante un plazo máximo de 24 horas.

Ello siempre que no impida el paso de los peatones y no se estacionen sobre pavimentos podo-táctiles, si bien, para garantizar la circulación peatonal, se deberá respetar un espacio mínimo de 1,80 metros desde la fachada de los edificios. 

Asimismo, el Ayuntamiento podrá crear un registro voluntario de bicicletas, con el objeto de dar respuesta a problemas de seguridad, y podrá establecer mecanismos de detección e identificación de las mismas con el fin de permitir que el propietario las recupere a la mayor brevedad posible en caso de retirada, extravío o sustracción de la bicicleta.

Aunque esta medida no está establecida, el borrador de la normativa sí que concreta que el usuario del registro de bicicletas dispondríá de una Tarjeta de Identificación que lo asocia al vehículo a partir de diferentes identificaciones posibles, como el número de registro del Ayuntamiento, y el número de bastidor de la bicicleta y/o el número de identificación del marcaje.

Prohibido circular por la acera

El resto de condiciones de circulación de ciclistas en la ciudad no varían mucho de la anterior normativa. La nueva ordenanza, además, no obliga a llevar casco mientras se conduce la bicicleta por el trazado urbano, como sí se ha estipulado como obligatorio para todo tipo de patinete. Además, mantiene la permisividad de circulación de bicicletas por vías peatonales autorizadas, siempre cediendo la prioridad al peatón.

La ordenanza rechaza el uso de la bicicleta por la acera, que queda reservada exclusivamente para los peatones. “Cuando un ciclista precise acceder a las vías peatonales, y exista aglomeración de peatones, deberá desmontar de la bicicleta y transitar con ella en la mano hasta su destino o lugar de estacionamiento”, afirma el texto, que considera aglomeración cuando “no sea posible conservar 1 metro mínimo de distancia entre la bicicleta y los peatones”. Los niños de menos de 12 años sí pueden usar la acera con sus bicicletas, aunque acompañados de adultos y siempre que no haya carril bici cerca.

La 'zona naranja' de parking sólo para residentes se extiende a más barrios

El borrador de la ordenanza incluye la Zona de aparcamiento vecinal (Zav), con el objetivo de llevarla a varios barrios de la ciudad. El texto es impreciso en este sentido, aunque el concejal de Movilidad, Miguel Ángel Torrico, sí que ha dicho este lunes que se está planteando para el Campo de la Verdad y Fray Albino (donde en la práctica ya hay aparcamiento para residentes) y El Zumbacón.

Según Torrico, estas zonas han solicitado importar este modelo, que en Córdoba ya funciona desde 2018 en la avenida del Corregidor, bajo el paraguas de la Zona naranja. El concejal ha puesto esta vía como ejemplo de lo que se quiere hacer en otros puntos de la ciudad, si bien ha reconocido que allí el modelo para identificar a los infractores sería distinto, puesto que en avenida del Corregidor corresponde a los trabajadores del servicio de Zona azul, y en las zonas a implantarlo se está buscando una nueva vía.

El edil ha avanzado, de hecho, de que se está trabajando en una solución tecnológica “para controlar que efectivamente las zonas reservadas para residentes se cumplan”. Torrico ha hablado, aunque sin precisar, del uso de imágenes por satélite o drones. Este supuesto tampoco viene recogido en el borrador de la ordenanza, que sí que concreta cómo obtener este tipo de plazas.

“Para acceder a los estacionamientos ZAV tendrán la condición de vecinos o residentes las personas físicas empadronadas en un domicilio incluido en el ámbito territorial de una ZAV. Éstas podrán obtener autorización de estacionamiento para el vehículo del que dispongan en titularidad, usufructo, ”renting“, ”leasing“ o retribución en especie, el cual debe estar dado de alta en el Padrón del Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM) del Ayuntamiento de Córdoba a efectos de permitir su estacionamiento en la totalidad de la zona vecinal. No será exigible este último requisito si el vehículo es de una persona jurídica propietaria o arrendataria del mismo con domicilio legal en un municipio distinto al de Córdoba”, señala el borrador de la normativa.

Etiquetas
stats