Reciclaje
Córdoba estrena composteras comunitarias para que los vecinos reciclen residuos en su propia barriada

Compostera comunitaria de residuos en Trassierra.

La barriada de Santa María de Trassierra estrenará este mes de diciembre dos composteras comunitarias para reciclar los residuos orgánicos de los vecinos en el propio núcleo de población, generando fertilizante natural y reduciendo las emisiones de CO2 de la recogida tradicional de basura.

La iniciativa es de la empresa municipal de saneamiento, Sadeco, -en el marco del programa Reusemed-, que ya puso en marcha un proyecto de composteras individuales en las viviendas de una docena de vecinos de Trassierra y que ahora completa el proyecto con la instalación de composteras comunitarias. Una de ellas se sitúa en el entorno de la urbanización de los Llanos de Arjona y la otra en el núcleo de la barriada, junto a las pistas deportivas, y está previsto que entren en funcionamiento en este mes de diciembre. Una tercera compostera comunitaria se instalará en otro núcleo de población de la capital, en Paraíso Arenal.

La apuesta por las composteras comunitarias se basa en sus beneficios medioambientales , explican desde la empresa municipal a Cordópolis. “Compostando se reducen las cantidades de residuos que acaban en el vertedero. Compostar es un proceso fácil de hacer y que tiene un coste mínimo comparado con otros sistemas de gestión de residuos, ya que reduce el impacto ambiental del transporte y tratamiento de los biorresiduos”.

Con ello, los residuos completan el círculo del reciclaje de la materia orgánica, se produce fertilizante natural que se utiliza para mejorar huertos o jardines, a la vez que los residuos se quedan en 'kilómetro cero' porque no necesitan ser trasladados a la planta de reciclaje para el proceso de compostaje, con lo que se reducen las emisiones de CO2 y el coste de recogida de la fracción orgánica.

Proceso de compostaje comunitario

Las composteras comunitarias instaladas ya en Trassierra están compuestas por tres módulos -de aporte, higienización y maduración- con un metro cúbico de capacidad cada uno, más otro módulo donde se encuentra el estructurante, los restos de poda que hay que mezclar. “El proceso de compostaje convierte los restos de comida y vegetales en fertilizante natural. Para compostar es necesario mezclar los residuos orgánicos con restos de poda”.

El proceso que deberán seguir los vecinos que se han adherido a esta iniciativa pasa por separar de manera correcta los residuos en casa, verter en el interior del módulo de aporte del compostador los biorresiduos y cubrirlos con el estructurante que son los restos de poda.

Sadeco dispondrá de “personal técnico especializado que se encargará de vigilar que el compostaje se haga de forma correcta, controlando que las proporciones de residuos orgánicos y restos de poda sean las idóneas. Además, vigilarán también la humedad, temperatura y aireación del proceso”, ya que es necesario realizar volteos y trasvases de un módulo a otro de manera periódica, además de extraer finalmente y entregar el compost generado.

El proceso completo estará finalizado “en dos o tres meses, procediendo entonces a extraer el compost en bruto del tercer módulo que, tras un proceso de cribado, se entregará a los participantes en el proyecto o para el fin que decidan”, como utilizar este fertilizante natural en sus huertos o jardines.

La iniciativa puesta en marcha por Sadeco ha incluido charlas informativas a los vecinos de Trassierra, para explicar en qué consiste el proceso de compostaje, cómo debe realizarse, sus beneficios para el medioambiente y el método que se va a llevar a cabo a partir de este mes de diciembre.

Etiquetas
stats