¿Hasta dónde podría llegar el Guadalquivir en la mayor riada prevista por el Gobierno?

Inundaciones en el entorno del aeropuerto en el año 2010 | TONI BLANCO

El Guadalquivir rozando la avenida de Barcelona, inundando la Plaza del Potro, llegando a rozar la Mezquita Catedral, anegando el Centro de Recepción de Visitantes, inundando completamente la Fuensanta, el Campo de la Verdad y hasta el Alcázar de los Reyes Cristianos. La Autovía del Sur (A-4) totalmente cortada por el agua. Alcolea, aislada y anegada. Y todo el aeropuerto y su entorno bajo las aguas. No, no es ciencia ficción. Que no haya ocurrido ni significa que no pueda ocurrir.

El Gobierno, a través de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), acaba de lanzar una aplicación para calcular a través de ortofotos hasta donde podría llegar el río en caso de riada máxima, aquella que se produce una vez cada 500 años (según la estadística usada en urbanismo para determinar qué suelo es inundable y cuál no). En ese caso, el Guadalquivir alcanzaría unas dimensiones catastróficas y un caudal de hasta 6.144 metros cúbicos de agua por segundo. Para hacerse una idea, en las últimas grandes inundaciones que afectaron a la ciudad se alcanzó un caudal máximo de 2.400 metros cúbicos por segundo. Aquello ocurrió en diciembre del año 2010 y provocó que centenares de casas quedaran dañadas y sepultadas por las aguas de un río que, decían, reclamaba sus escrituras de propiedad.

El retorno a 500 años es, por tanto, una marca excepcional. No significa, tampoco, que jamás se pueda superar. Es tan solo una manera de calcular lo probable, lo que algún día podría ocurrir en caso de que lloviese de manera muy intensa y durante mucho tiempo, y los embalses de la muy regulada cuenca hidrográfica del Guadalquivir no pudieran retener más agua. El desastre para la ciudad sería absoluto. Parte de su casco urbano consolidado sufriría daños muy graves. Incluso el río alcanzaría al casco histórico. Y no es que no haya pasado ya.

En el siglo XIV el Guadalquivir ya llegó a la plaza del Potro. En riadas posteriores, de las que hay referencia, las barcas llegaban a navegar sin problema por la calle Lineros. Incluso en la gran riada del siglo XX, que no fue la de 1963 (quizás la más recordada), el Guadalquivir campaba a sus anchas por Badanas, Lineros y Mucho Trigo. Ocurrió en 1917.

La gran novedad de la riada de 1963 fue precisamente que el río inundó zonas recién construidas como la Fuensanta y la mayor parte del Campo de la Verdad. El agua provocó unas imágenes espectaculares, con un estadio del Arcángel en el que el agua llegaba al larguero de las porterías (por cierto, lo mismo que ocurriría en el nuevo estadio en caso de una riada histórica) y dejó sin casa a miles de cordobeses.

La herramienta ideada por el Gobierno quiere servir precisamente de guía para los ayuntamientos para señalar donde se debe y donde no se debe construir, con el objetivo de evitar futuras desgracias. En Córdoba, en una riada máxima y a pesar de las barreras construidas, el Guadalquivir entraría en amplias zonas de la ciudad. Todo el Sector Sur y el Campo de la Verdad, hasta la calle Loja, quedaría sepultado por la riada. Incluso es probable que río rompiese el meandro en el que lleva trabajando siglo y que da cobijo a esta zona de la ciudad, uniéndose a su cauce por la zona de la Torrecilla.

En Alcolea, los destrozos serían absolutos, aislando a toda la población y salvando solamente las parcelaciones construidas en la falda de la Sierra. La Fuensanta quedaría sepultada hasta la mitad de la avenida de Libia, el agua llevaría incluso al principio de la avenida de Barcelona, anegando también la zona de Campo Madre de Dios y todo el barrio del Arenal.

En el casco histórico incluso sepultaría el Puente del Arenal, pudiendo afectar a San Basilio y la zona del Alcázar y Caballerizas. Para seguir luego inundando el Jardín Botánico e incluso las inmediaciones del Zoológico.

Pero sin duda donde una riada así sería catastrófica es en las inundaciones de la zona del entorno del Aeropuerto. Prácticamente, en una riada a 500 años, no se salvaría ninguna al Sur de la carretera. La anegación sería tan descomunal que incluso alcanzaría en algunos puntos la carretera de Palma del Río. El propio aeropuerto quedaría totalmente inundado salvo, eso sí, una pequeña zona de la cabecera. Obviamente, estaría inutilizado.

¿Cuánto tendría que llover para que ocurriese? Mucho, muchísimo. El Colectivo Meteofreak ya publicó un reportaje de tres capítulos sobre los meses más lluviosos en Córdoba desde que hay registros. Incluso con esos registros sería difícil que el río llegase a esos niveles tan extremos. Más si cabe con el régimen de embalses que se ha construido en toda la cuenca, una de las más reguladas de Europa. El Guadalquivir tendría que alcanzar un cauce en Córdoba que anegó completamente Sevilla en 1963. En aquella histórica riada, el río superó en la capital andaluza los 6.000 metros cúbicos por segundo. En Córdoba, llegó a los 5.400 metros cúbicos por segundo. No se quedó lejos del máximo aquella catástrofe de hace tan solo 55 años.

Etiquetas
stats