Llama de Amparo en San Francisco

Procesión de Nuestra Señora del Amparo | TONI BLANCO

Silencio y reflexión se imponen. Este día cobra intensidad la memoria. Los recuerdos fluyen de manera más especial. Quienes están ausentes en realidad tienen presencia clara. Vuelven los seres queridos tras de una marcha que en los corazones no es tal. Si emotiva es la jornada, también la cita a las puertas de San Francisco y San Eulogio, tras las que surge de nuevo la deslumbrante figura de Nuestra Señora del Amparo. Es luz protectora en el refugio de cada primero de noviembre desde hace casi tres lustros, contada excepción en fecha el pasado año. No es salvedad este 2018, en que además la imagen regresa al entorno de la Basílica Menor de San Pedro. Entonces es mayor la sensación de paz ya en el recogimiento de la noche.

La hermandad del Huerto retomó este jueves su tradición de estos tiempos. Después de que en 2017 variara con motivo del Encuentro Nacional de Jóvenes Cofrades, que se celebró en Córdoba, esta vez su titular de Gloria recorrió las calles de la ciudad el 1 de noviembre. Es decir, Nuestra Señora del Amparo ofreció la protección de su manto en la Solemnidad de Todos los Santos. Lo hizo después de que la corporación del Domingo de Ramos celebrara una misa en honor de la imagen en su sede, la iglesia de San Francisco y San Eulogio. Fue todavía con la tarde viva cuando el cortejo inició su tránsito por el barrio que acoge a la Virgen, así como el de San Pedro.

No pocos aguardaban el instante en que Nuestra Señora del Amparo abandonara el templo para iluminar con su rostro. Tanto como haría de nuevo el Niño en su regazo. Marchó la imagen sobre un paso alumbrado con candelería propia de la cofradía, con candelabros arbotantes en las esquinas. Elementos estos que llevó recientemente Santa María de la Merced en su salida extraordinaria y que por primera vez vistieron de luz a la hermosa talla. Como lo hicieron dos faroles pertenecientes al paso de palio de Nuestra Señora de la Candelaria, también titular de la hermandad del Huerto. Estos fueron en los laterales.

Poco a poco, entre decenas de cofrades y fieles, avanzó la Virgen, con rosas de color crema como exorno principal, por la calle San Fernando. Atrás quedaba ya el siempre vistoso Arco de San Francisco. Anduvieron sus costaleros al ritmo marcado en voz por Luis Miguel Carrión Curro y en sones por la Agrupación Musical Ecijana, o Amueci, como es más conocida la formación sevillana. La imagen buscó la plaza del Potro para después encaminarse por Lineros y Don Rodrigo hasta la plaza de San Pedro, refugio eterno del insigne Juan de Mesa.

Resultaba emocionante el caminar de la talla, que volvía a escenarios olvidados en los últimos años. Porque la corporación de la que es titular de Gloria decidió recuperar el itinerario de las primeras salidas procesionales de la Virgen, que continuó bajo la más que atenta mirada de cordobeses y visitantes por la plaza de La Corredera. Allí debía comenzar, y comenzó, el retorno a su templo. Y las puertas de San Francisco y San Eulogio se cerraron hecha fuerte ya la noche. Aunque su corazón permaneció abierto y lo hará durante todo el año hasta el próximo primero de noviembre. Porque éste es el día en que más intensa es la llama de Amparo.

Etiquetas
stats