La Junta defiende que Cruz Conde no tenga una calle y recuerda que hay que aplicar la ley

La alcaldesa y el consejero de Presidencia de la Junta en la firma del convenio de Memoria Democrática

“Así de sencillo. No tiene más vuelta de hoja”. El consejero de Presidencia y Administraciones Públicas de la Junta, Manuel Jiménez Barrios, ha entrado este martes en la polémica municipal sobre el cambio de nombre de algunas calles en virtud de la Ley de Memoria Democrática, y, aun sin dar nombres, se ha referido directamente a la calle Cruz Conde y a la propia figura de José Cruz Conde, un caso que, a su juicio, no alberga ninguna duda.

Preguntado sobre si este alcalde podría estar “en la frontera” y su figura no entrar dentro de la aplicación de la ley, Jiménez Barrios ha sido tajante y ha dicho que, “con rigor técnico, científico y académico”, quien “haya participado de hechos que la Ley de Memoria Democrática condena no podrá tener una calle”. Por si quedaba alguna duda, acto seguido ha añadido que “la recuperación de la memoria trata de desprenderse de los vestigios de aquellos que participaron en una contienda, y además fueron también responsables de muchas de las actuaciones”, en referencia velada al regidor a quien la Comisión de Memoria Histórica señala como uno de los artífices del éxito del levantamiento militar en Córdoba.

El consejero de Presidencia ha aclarado que la aplicación de la ley “es para todos y para todas” y que ésta “es bastante clara al respecto”. No obstante, no se ha referido a la campaña de recogida de firmas que ha iniciado el PP para evitar el cambio de nombre de las calles Cruz Conde, Conde de Vallellano y la Plaza de Cañero.

Quien sí lo ha hecho ha sido la alcaldesa, Isabel Ambrosio, que ha lamentado que el PP “intente politizar” un relato histórico que, a su juicio, “no tiene duda”, y haga un uso “partidista” de la memoria histórica. “Creo que el cumplimiento de la ley no se somete a referéndum”, ha manifestado la regidora, quien ha adelantado que el Ayuntamiento no va a “segregar ni mutilar” el documento de la Comisión de Memoria Histórica, que se someterá al pleno el próximo martes.

Las exhumaciones arrancarán en abril, tras la investigación previa

Antes de que se le preguntara por el cambio viario, el consejero de Presidencia ha informado de que los trabajos de exhumación e identificación de víctimas en fosas comunes de Córdoba capital arrancarán en abril, apenas cuenten con el estudio documental, arqueológico y antropológico previo. Es lo más reseñable del convenio marco para la localización y exhumación de víctimas que ha sellado hoy con el Ayuntamiento de una ciudad que, según ha relatado, fue un punto “donde los asesinos se cebaron especialmente”.

El citado acuerdo establece los principios básicos, que después se materializarán en convenios específicos, para las localizaciones, excavaciones, exhumaciones, levantamiento y custodia de restos óseos y extracción de muestras biológicas, principalmente en los cementerios de San Rafael y La Salud, que ya están siendo objeto de una investigación previa que se espera “para principios de abril”, según el consejero.

Con respecto a los trabajos de exhumación, Jiménez Barrios ha asegurado que la consejería tiene el presupuesto necesario, “multiplicado en esta ocasión”, tanto para atender a las peticiones, como para no tener “problemas de ritmo”. En este ámbito, ha recordado que, en los últimos 2 años, se han realizado 8 exhumaciones en la provincia de Córdoba, la mitad de ellas en el último año, coincidiendo con la puesta en marcha de la ley.

Por su parte, la alcaldesa, ha especificado que en Córdoba capital hay unas “4.000 familias que llevan más de 80 años esperando a poder llorar a sus muertos”, por lo que el acto de este martes está “cargado de emoción”, pues materializa la posibilidad de trabajar en la reparación y luchar contra el olvido.

El PP recoge firmas contra el cambio del callejero

Por su parte, el PP ha seguido este martes con la recogida de firmas en contra del cambio del nombre de las calles Cruz Conde, Conde de Vallellano y Plaza de Cañero, entre otras. A juicio de los populares, esta acción no va en contra de la ley andaluza de Memoria Democrática, que señala que las administraciones deben eliminar cualquier símbolo de homenaje a personas que participaron en el franquismo.

El portavoz adjunto del PP en el Ayuntamiento, Salvador Fuentes, ha apelado al consenso y a utilizar fórmulas creativas. Como ejemplo, Fuentes ha señalado la posibilidad de modificar los nombres de la avenida de José Cruz Conde por Cruz Conde o de Conde de Vallellano solo por Vallellano.

Etiquetas
stats