Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Lee ya las noticias de mañana

El juez llama a la pareja que ocupó la casa de la que fue desahuciada

.

Alfonso Alba

0

El matrimonio asegura que no abandonará la vivienda porque la única alternativa que tienen que irse “debajo de un puente”

Esta mañana, José Manuel Mengíbar y Lourdes Castro han declarado en el Juzgado por haber ocupado la casa de la que fueron desahuciados. José Manuel y Lourdes siguen habitando una vivienda en el Campo de la Verdad que según la Ley Hipotecaria ya no es suya. En octubre, apenas unos días después de que fueran desalojados de su casa, la pareja se encontró la puerta abierta y decidió volver a entrar. Desde entonces, viven allí.

El juez ha interrogado a Lourdes. Le ha preguntado que cómo entraron y ella ha contestado que se encontró la puerta abierta, que dentro seguían estando parte de sus pertenencias y que antes de que nadie entrara a robar ella cuidaría de sus muebles. Tras las preguntas, el juez la ha dejado marchar. De momento, ni sobre la mujer ni sobre su marido pesa ninguna imputación, pero ellos son conscientes de que “en dos o tres días” se la pueden comunicar, asegura José Manuel, que sabe que les pueden acusar de varios delitos. Sin embargo, la pareja insiste en que va a seguir habitando la vivienda “hasta que las instituciones nos den una solución” por que la alternativa que tienen es “irnos debajo de un puente”.

La causa del desalojo se encuentra en el impago del préstamo de 72.000 euros que la familia pidió en 2005 al banco de Santander para reformar su casa. Solo pudieron hacer frente a los primeros 12.000 euros. Después, llegó la crisis y la depresión económica. Lourdes, de 35 años, perdió su trabajo como cajera en una gran cadena de supermercados. Y su pareja, de 39, que había trabajado toda su vida alternando empleos de peón albañil, camarero, reponedor o repartidor, lleva años en el paro. La familia de cuatro miembros vive de los 426 euros de ayuda que el Estado paga a Lourdes.

La plataforma Stop Desahucios se ha concentrado esta mañana en los jardines de Hiroshima y Nagasaki para apoyar a esta pareja y a otras dos familias con problemas y también con amenaza de desalojo. En este caso, las dos familias afectadas tienen una deuda con La Caixa. Una de las afectadas, de nombre Lorena, que iba acompañada por su hijo Carlos, expuso al medio centenar de activistas de Stop Desahucios que la acompañaba que “los bancos nos podrán desahuciar de nuestras viviendas pero no podrán quitarnos ni las estrellas ni el aire que respiramos. No podrán desahuciar ni nuestras penas ni nuestras lágrimas”. Poco después, los activistas la acompañaron a la puerta de la sede de La Caixa en Ronda de los Tejares, donde protestaron y pidieron que al menos se le dé la opción a estas familias de negociar un alquiler social para poder seguir viviendo en sus casas.

Etiquetas
stats