IU aprueba explorar una “confluencia” con todo lo que esté a la izquierda del PSOE

Antonio Maíllo, junto a Alberto Garzón en una visita a Córdoba | MADERO CUBERO

El coordinador general de IULV-CA, Antonio Maíllo, ha presentado este sábado su informe político a la Coordinadora Andaluza, donde señala la urgencia de concretar “el cómo” de la confluencia con otras fuerzas y sectores de la sociedad andaluza, de cara a futuros procesos electorales, y que la misma aglutine “a todo lo que se mueve a la izquierda del PSOE-A”.

El informe ha salido aprobado con todos los votos a favor salvo cinco abstenciones, según ha informado IU en una nota en la que concreta que la dirección andaluza iniciará a partir del próximo lunes día 22 un calendario intenso de encuentros con organizaciones políticas, sindicales, de la economía social, consumidores, sectoriales, así como plataformas diversas a quienes queremos “exponer nuestra propuesta política de cambio, ponernos a su disposición para construir con quienes así lo quieran un gran espacio de encuentro, convergencia y unidad necesaria para decir que en Andalucía es posible otra política, otra forma de hacer política y otro modelo económico y social que mejore las condiciones de vida de la mayoría social”.

En el informe presentado a la Coordinadora Andaluza, consultado por Europa Press, Maíllo explica que la militancia exige claridad sobre el futuro y que la apuesta por la confluencia “es tan firme como mayoritaria”. “Pero es necesario que empiece a concretarse el cómo lo antes posible para beneficio de la izquierda y como una rápida reacción ante el nuevo contexto”, agrega.

Tras indicar que cualquier propuesta de confluencia debe partir del trabajo colectivo, desde abajo y garantizar la visibilidad “justa” de todos los actores; Maíllo incide en que todas las alianzas que alcanza IU “siempre se producen en torno a programas y principios”.

Con todo, defiende una confluencia “cómoda y que fluya de manera natural, con un proceso de acumulación de fuerzas previos que garantice, con la suficiente pedagogía en torno a esta estrategia, que no se pierdan apoyos en el camino”.

“Nuestra interlocución preferente con el movimiento obrero y el feminista, la economía social y el mundo cooperativo, el mundo rural, el espacio ecológico, el movimiento memorialista y el republicano, o las mareas, deben seguir incrementándose a través de encuentros en los que se explique nuestra estrategia, invitemos al trabajo colaborativo y hagamos una labor de encuentro permanente con la Andalucía que se ilusiona por construir una alternativa por la izquierda al proyecto agotado y conservador del PSOE-A, y que se rebela a que la alternativa sea una alianza centralista y reaccionaria de Cs y PP”.

En este marco, IULV-CA celebrará el 10 de febrero unas jornadas con las asambleas locales para definir la hoja de ruta y teniendo claro que la construcción de unidad popular exige crear espacios de confluencia “que construyan instrumentos de contrapoder y tomen forma en lo político-electoral”.

Y todo, con el objetivo, como ha señalado Maíllo, de construir un bloque de cambio “que satisfaga la demanda de las clases populares por una salida social a la crisis y una gestión de la misma frente al intento de los causantes de la misma por dirigir el cierre de ciclo y la gestión post-crisis”.

A su juicio, estas jornadas son una ocasión formidable “para empoderar a la militancia en el trabajo política y en la disposición como organización a construir ese bloque de cambio que en Andalucía debe traducirse por el encuentro de todo lo que se mueve a la izquierda del PSOE y se conjura para construir una alternativa de izquierdas, transformadora e impugnatoria del modelo económico que nos ha llevado a una sociedad de exclusión, desigualdad, precariedad y pobreza”.

Por todo, Maíllo hace un llamamiento “para construir con quienes así lo quieran un gran espacio de encuentro, convergencia y unidad necesaria para decir que en Andalucía es posible otra política, otra forma de hacer política y otro modelo económico y social que mejore las condiciones de vida de la mayoría social”.

“Hacemos un llamamiento a las direcciones políticas, órganos de coordinación, militantes y simpatizantes a ponernos a trabajar por este objetivo al servicio de la mayoría, a combinar la intervención social, el activismo y el trabajo institucional para construir la unidad popular anhelada”, agrega.

Aprender del caso catalán

En otro punto del informe, el líder andaluz de IU se refiere a la situación de Cataluña para defender que es necesario “abrir un proceso que ponga el énfasis en la confrontación contra el modelo económico, político y social que ha empobrecido a la mayoría del pueblo”, lo que reconoce que “no es fácil, como lo ha demostrado el mal resultado del espacio del que IU forma parte, En Comú Podem”.

“Es necesario recuperar el eje de confrontación entre capital y trabajo para desarrollar procesos de confluencia política apoyados por los sectores más populares, y la experiencia catalana nos debe servir de reflexión sobre la construcción de esos espacios en Andalucía”, ha advertido Maíllo, quien ha apelado a recuperar el espacio de lo social para “atraer a las clases populares a nuestro proyecto”.

Acuerdo por la financiación autonómica

Entre otros asuntos, Maíllo aborda también en el documento la labor del grupo de trabajo sobre financiación autonómica que se ha constituido en el Parlamento andaluz, y defiende que debe haber un acuerdo entre todas las fuerzas aunque cree que “no será fácil” por las actitudes del PP-A y de Cs, “empeñados en hacer una proyección del gasto en función de los ingresos actualmente existentes y sin contemplar la necesaria reforma fiscal que luche contra el fraude”. Además, censura que los socialistas se contradicen al pedir más dinero para Andalucía “mientras han agujereado con Cs la fiscalidad propia”.

Así las cosas, ha garantizado que si el gobierno de Susana Díaz “se reprime a instrumentalizar este acuerdo 'pro domo sua', desde IU se adoptará una posición constructiva que será beneficiosa sin duda para Andalucía”, si bien insiste en que está alerta “por si la presidenta que fracasó en su salto a Madrid quiere usar este debate para una reinvención de su papel político a costa de los intereses de nuestra tierra”. “Eso no lo permitiremos y lo denunciaremos en su caso”, ha apostillado.

En este contexto, Maíllo ha criticado que las últimas decisiones del Gobierno andaluz “ratifican un doble lenguaje, de discursos de barniz progresista y acciones cicateras o directamente sectarias”.

Se ha referido a la aprobación de una Renta Mínima de Inserción “que baja las expectativas demandadas, con una dotación presupuestaria que permitirá atender a menos de la quinta parte de las unidades familiares que lo requieren y con un procedimiento burocrático que se convierte en un filtro disuasorio”. “La falta de compromiso sobre la renta mínima lo evidenciaron el voto en contra del PSOE-A y Cs a que se tramite como proyecto de ley”, apostilla.

Y también ha censurado que la Junta haya renovado el Consejo Consultivo sin dialogar con el resto de grupos de la oposición, lo que, en opinión de Maíllo, “muestra el sectarismo y voluntad de Susana Díaz de controlar un órgano que desarrolla una labor de control o filtro a las actuaciones del gobierno”.

Esto también demuestra, a su juicio, la “hipocresía política” del PSOE-A que argumenta que tocaba la renovación del órgano “frente a la parálisis de nombramiento de los consejos de administración de órganos de extracción parlamentaria: RTVA, Cámara de Cuentas y Consejo Audiovisual” pues, a pesar de su caducidad, “seguimos sin renovación porque tanto PSOE-A como PP-A se niegan a reducir el número de consejeros de su propuesta”. “Es un escándalo el desprecio a las normas de que nos dotamos y la banalización de esas prácticas que dañan el ejercicio del autogobierno”, asevera.

Etiquetas
stats