Intervención detecta un deterioro presupuestario en el Ayuntamiento al cerrar el ejercicio de 2019

Imagen del Pleno que aprobó telemáticamente los presupuestos para 2020 | RAFA MELLADO

No es preocupante pero sí que han saltado algunas alarmas. El informe elaborado por la Intervención Municipal de Fondos en el Ayuntamiento de Córdoba ha advertido que el cierre contable del ejercicio 2019 presenta algunos indicadores que no son los mejores.

Según el documento, al que ha tenido acceso este periódico, el pago medio a proveedores y la regla de gasto han empeorado en los últimos meses. No obstante, el Ayuntamiento sigue gozando de buena salud financiera. Hay dinero en caja, el endeudamiento es más bajo aún que años anteriores (por el ahorro del ejercicio que acaba de finalizar) y no hace falta, por tanto, emprender ningún plan económico financiero como el del año 2012 (cuando el actual alcalde era concejal de Hacienda). Pero sí que hay que estar pendiente de los indicadores.

Según el informe de Intervención, la regla de gasto ha empeorado sus indicadores a causa de lo ocurrido en el Instituto Municipal de Deportes (Imdeco), en su mayor parte, aunque también en el Instituto Municipal de Turismo (Imtur). La regla de gasto es un mecanismo fiscal que sirve como instrumento de control del equilibrio de las finanzas públicas y está regulada por la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera. El objetivo de la regla es mantener el gasto dentro de los márgenes de ingresos habituales esperados dada una legislación tributaria.

En total, se calcula que el Ayuntamiento se ha desviado en unos 800.000 euros en la regla de gasto en el año 2019. En total, se han gastado 228,8 millones de euros, cuando se habían presupuestado como límite unos 228 solamente.

En otro apartado, la interventora señala que se han empeorado los datos del periodo medio de pago a proveedores. La norma establece que no se debe pagar una factura a más de 30 días desde que se recibe. Sin embargo, la Intervención advierte de que desde el mes de junio del año 2019 e incluso hasta el primer trimestre de este ejercicio no ha habido ni un mes en el que se hayan pagado facturas por debajo de ese plazo. En febrero de 2020, por ejemplo, el plazo se fue a 47 días, y se rebajó en marzo, hasta los 37 días, que sigue estando por encima de la norma.

Eso sí, Intervención señala que el cierre contable cumple con el objetivo de estabilidad presupuestaria arrojando unacapacidad de financiación al cierre del ejercicio de 35,4 millones de euros. También se cumple con el objetivo de deuda, arrojando un volumen de deuda que supone el 48,16% de los ingresos liquidados. El límite está en el 110%. El ahorro neto también es positivo, según este documento.

Etiquetas
stats