Interior reconoce que limita la calefacción al aislamiento y la enfermería de la cárcel

Prisión Provincial de Córdoba | MADERO CUBERO

El Ministerio del Interior ha reconocido en un escrito que en invierno limita el uso de la calefacción en el interior de la prisión de Córdoba a los módulos de aislamiento y enfermería. El documento, al que ha tenido acceso eldiario.es y que lo avanzó este domingo viene a confirmar las denuncias presentadas la semana pasada por la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDH-A). Este grupo afirmó que había 1.400 presos de la cárcel de Córdoba para los que no se activa el sistema de calefacción de la prisión mientras, según han indicado, sí se hace en otras zonas del centro penitenciario.

Según el coordinador de la organización en Andalucía, Valentín Aguilar, las celdas de los presos y las zonas comunes no cuentan con el sistema de calefacción activado, mientras que éste sí sube la temperatura en la parte de los locutorios para las visitas (familiares y abogados), las zonas de trabajo de los funcionarios y espacios especiales como la enfermería de la prisión o el módulo de aislamiento.

“Se ha establecido que la disposición de calefacción en celdas sea suministrada selectivamente a aquellas dependencias que, tanto por sus características arquitectónicas son más frías (módulo de aislamiento) como por las circunstancias físicas de la población que albergan (módulo de enfermería)”. Así lo señaló, en el invierno de 2016 la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, dependiente del Ministerio del Interior, tras la queja de un interno de la cárcel de Córdoba por insuficiencia de calefacción. Un documento al que ha tenido acceso eldiario.es.

En el mismo expediente abierto tras la queja de este interno, con fecha 25 de febrero de 2016 se dice que “en los últimos años se ha establecido como uno de los objetivos reducir el consumo anual de gasoil” y, para ello, “se ha limitado el horario de calefacción sólo a los módulos de enfermería, aislamiento, comunicaciones, salas de vis-vis, talleres ocupacionales de módulos residenciales y dependencias del edificio sociocultural, tanto por la afluencia de internos como por las características físicas de la población que albergan”. “Al resto de dependencias del centro, se les podrá facilitar calefacción siempre y cuando la climatología obligue a ello”, añaden. En ese sentido, ese mismo escrito dice que se dieron instrucciones al servicio de vestuario para que “atendiera todas las peticiones de mantas que cursaran los internos”.

“La legislación contempla que debe haber un sistema de calefacción apropiado como otros ciudadanos lo tienen en centros públicos como hospitales, colegios, residencias de ancianos, etc.”, ha señalado, por su parte, Valentín Aguilar, que ha incidido en la especial ola de frío que se vive en estos días y sus consecuencias en la prisión, donde “en las instalaciones penitenciarias las celdas son muy frías”.

“La calefacción no se ha activado en todo el invierno”, dice, y señala cómo “se da la circunstancia de que, como abogado, yo me encuentre calentito a un lado del cristal del locutorio mientras que al otro lado el preso está muerto de frío”, ha puesto como ejemplo el responsable de APDHA tras visitar la prisión de Córdoba.

Por ello, desde la ONG piden “criterios de igualdad” para los presos y han criticado que las condiciones de temperatura en invierno sin calefacción atentan “contra su integridad física y su salud”.

Etiquetas
stats