La importancia de un ascenso

.

Del fútbol la verdad es que me interesan pocas cosas, por no decir que casi ninguna. No voy a ser tan original de escribir que me parece la adormidera del pueblo, ni que es un deporte de borregos… no porque no lo piense, sino porque carece de valor. Sobre todo carecería de mucho más sentido si supieran que durante este curso mis hijos estuvieron apuntados en un equipo (estuvieron, pasado) que tristemente confirmó alguna de mis teorías sobre este deporte.

Lo que sí puedo decir del futbol, y sobre todo, del impacto que tendrá en nuestra ciudad el ascenso del equipo blanquiverde es que va a ser descomunal. Si se hacen las cosas con cierto sentido y cabeza. Vayamos desglosando.

Que los locales de hostelería a priori serán los grandes beneficiados, posiblemente, pero no los únicos. Me explico, como estos van a vender más, también van a generar por una parte mayores beneficios (que esperemos que reinviertan en la ciudad) y por otra parte mayor demanda tanto de materia prima como de servicios, es una verdad como un templo.

Que a su vez tanto sus proveedores de materia prima y servicios harán lo propio creo que es evidente. Que a su vez estos mismos incrementaran su consumo en los locales de los primeros es de cajón.

Hablábamos de hostelería, pero pasará lo mismo con el resto de oferta de ocio, y esperemos que con la cultural, también.

Y con el transporte, y con otros muchos servicios.

Incluso con este magnífico periódico, Cordópolis, que seguro incrementará sus visitas y el valor de los espacios publicitarios.

Que es una gran oportunidad para apostar por lo local, por nuestros productores (y esto no es una llamada a la guerra santa o el boicot contra las grandes superficies o grandes cadenas de distribución), por nuestros creativos, por nuestra empresas de comunicación, de publicidad, de asesoramiento (y antes de que un bello troll me diga algo, esto no es publicidad encubierta, es sólo una reflexión).

Que si realmente ocurre esto que digo se generaré empleo, se recaudaran más impuestos que permitirán mejorar nuestras infraestructuras y servicios a la comunidad.

Lo que no podemos perder de vista es que tenemos una de esas grandes oportunidades de hacer cosas, y sobre todo, de hacerlas bien.

Es el momento de plantear estrategias para conseguir que los forofos de la pelotita que vengan a visitarnos para animar a su equipo pernocten en nuestra ciudad, que consuman, que se enamoren y sean prescriptores. Para ello hay que hacer un esfuerzo, y no sólo la administración, de incrementar nuestra presencia en redes sociales, online y offline, de facilitar el que nos conozcan con ofertas coherentes, de calidad, sin casposismos ni estereotipos. Hacerles ver, y sentir, que Córdoba es mucho más que la Mezquita-Catedral (o como quieran llamarla), que es una ciudad de gente trabajadora donde se desarrollan proyectos empresariales y culturales de primer nivel.

Que precisamente hay que aprovechar la coyuntura para que descubran nuestra tecnología, nuestra capacidad creativo cultural, nuestros grandes profesionales.

Sólo espero que no se nos vaya la “pinza” y seamos cabales, que no se nos olvide de dónde venimos y porqué pasó lo que pasó. Que ya hay quien quiere gastarse cinco veces más el año que viene de lo que se ha gastado este año…

En fin, más vale que lo deja, que al final va a parecer que me gusta el futbol y que estaba deseando que el Córdoba ascendiera…

Eso sí, reconozco que desde que descubrí su himno hace algunos años lo escucho con bastante frecuencia, porque me gusta la filosofía que transmite.

Pd. Os imagináis si para otras causas, otros proyectos (desempleo, desahucios, pobreza, educación, sanidad…) se consiguiera movilizar con el mismo entusiasmo y el mismo fervor a la ciudadanía de esta ciudad…. No lo podemos vitar, somos así de cordobeses :(

Etiquetas
stats