Ya huele a azahar... cinco semanas antes de lo normal

Azahar apunto de desplegarse en el Patio de los Naranjos | ÁLEX GALLEGOS

El azahar es el olor de la primavera andaluza. Y también de la Semana Santa. El invierno ha llegado a su fin y los naranjos o los limoneros empiezan a abrir una flor embriagadora. Esa flor necesita una temperatura concreta para brotar. Y casi siempre elige una fecha concreta que marca el inicio de la primavera y pone fin al invierno. Pero en 2020, los naranjos de la ciudad empiezan a cargarse de esa flor de azahar... cinco semanas antes de lo normal.

A 17 de febrero, el Patio de los Naranjos de Córdoba está cargado de turistas... y de flores de azahar apunto de estallar. Lo normal es que estuvieran a punto para las últimas semanas de marzo. Incluso a principios y mediados de abril, cuando el invierno ha sido largo y la primavera tardía, ha sido cuando los naranjos se han desperezado y han empezado a cargar su fragancia por cada rincón de la ciudad.

Este mes de febrero, de momento, está siendo histórico. Según los datos recopilados por Miguel Moya, del Colectivo Meteofreak, y divulgados este lunes, la temperatura media registrada hasta el 15 de febrero en la ciudad de Córdoba es de 14.4 °C, un valor casi cuatro grados más alto que el normal para el periodo de referencia de 1981 a 2010. Esta anomalía se ha disparado en el caso de las máximas, de casi cinco grados. Si un febrero considerado normal registra una valor medio de 17.4 °C, el del año 2020 alcanza los 21.2 °C de temperatura máxima media en su primera mitad de mes. Ambos registros, los del presente año, se considerarían normales como valores medios de un mes de marzo, cuando la primavera climática y astronómica tiene comienzo.

Eso es lo que han entendido los naranjos de la ciudad, la provincia y prácticamente todo el Valle del Guadalquivir. Los árboles no tienen calendario y brotan cuando entienden que se ha acabado el invierno. Pero, ¿se ha acabado realmente? Volviendo de nuevo a la información del Colectivo Meteofreak, de momento parece que las temperaturas no van a descender de manera brusca. Seguirán siendo más altas de lo normal para un mes de febrero y más parecidas desde luego a la primavera.

La fenalogía de las plantas es una de las señales del cambio climático. De hecho, el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente tiene un equipo multidisciplinar cruzando datos de manera constante para determinar cuáles están empezando a ser los nuevos ritmos de cultivo en el campo español.

Un ejemplo ocurrió durante la pasada vendimia de la uva en Montilla-Moriles. El calor adelantó la cosecha prácticamente un mes y medio antes de lo que se venía haciendo en años anteriores, cuando tocaba en el mes de septiembre. Ahora, raro es el septiembre en el que la uva no está ya convirtiéndose en vino.

A todo esto se suma la llegada temprana de aves migratorias estivales, como el avión común, la golondrina común o en próximas semanas el vencejo común.

Todo es antes. Y todo está cambiando. ¿Es esto buen tiempo?

https://cordopolis.es/2020/02/17/febrero-encara-la-segunda-mitad-del-mes-con-temperaturas-propias-de-marzo/

Etiquetas
stats