Los hosteleros rechazan las críticas por los veladores

Un velador en Córdoba.
Hostecor y Córdoba Apetece lamentan que De Gracia “vocifere sólo contra los veladores y no sobre las múltiples ocupaciones ilegales de vía pública”

La Asociación Empresarial de Hostelería de Córdoba (Hostecor) y Córdoba Apetece han lamentado que el coordinador de Ciudad Física de la Federación de Asociaciones Vecinales Al-Zahara y presidente del Consejo del Movimiento Ciudadano, Juan Andrés de Gracia, “vocifere sólo contra las supuestas localizaciones irregulares de veladores en la calle y deje de lado las múltiples ocupaciones ilegales de vía pública que se dan en la ciudad”, señala una nota de prensa.

Ambas organizaciones reaccionan así ante el anuncio de que De Gracia haya instado a la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Córdoba a que se sancionen a los empresarios de la hostelería y que se le retiren los elementos, “mientras que no ha dicho nada de las sistemáticas ocupaciones ilegales de vía pública que se llevan a cabo, incluso de manera permanente, como si sólo los veladores entorpeciesen el devenir ciudadano o hubiese ocupaciones de primera y segunda categoría, unas que se deben permitir y otras perseguir”, insisten.

Hostecor y Apetece han acusado a De Gracia de “deslealtad” al “romper de facto el pacto que existía para gestionar la situación de los veladores, donde el sector ha hecho un enorme esfuerzo, tanto de reformulación de su presencia como de interlocución, con la idea de no crear un conflicto ciudadano, que es lo que alienta ahora el dirigente vecinal y de cuyas consecuencias será responsable”.

Asimismo, desconocen si De Gracia actúa en nombre propio, en el de las organizaciones a las que pertenece o instado por alguna autoridad municipal “ávida de castigar a un sector que no le es sumiso, como es el caso del primer teniente de alcalde, Pedro García, a quien parece que va dirigida la fingida súplica de arremeter contra la hostelería”.

Hostecor y Apetece rechazan el “falaz doble juego que plantea De Gracia al querer hacer al mismo tiempo de hombre bueno al plantear una rebaja de tributos para quien cumpla con la norma, como si eso fuese admisible en un Estado de Derecho, cuando es comúnmente conocido el doble rasero que emplea el Ayuntamiento a la hora de tratar no sólo el tema de los veladores, sino también las molestias que determinados establecimientos producen y el incumplimiento de los horarios de cierre”.

“En unos casos”, terminan, “se actúa con una actitud impropia de la dignidad que se le ha de suponer a la autoridad municipal y en otras se es absolutamente permisivo, hasta el punto de mirar a otra parte”.

Etiquetas
stats