La Guardia Civil investiga pruebas ilegales de velocidad en el entorno del Decathlon

.

La Guardia Civil de Tráfico está investigando la posibilidad de que en la zona del Decathlon de Córdoba se estén produciendo pruebas ilegales de velocidad con coches de alta gama, como las que muestra el vídeo que acompaña este artículo y que ya está en poder de la Benemérita.

Se trata de un vídeo en directo, subido a la red social Instagram, y que ha sido facilitado a CORDÓPOLIS. En él se ve cómo dos jóvenes se suben a un coche, concretamente a un BMW M3 de color blanco, y comienzan a conducir el vehículo a una velocidad que, según los propios ocupantes, llega a los 210 kilómetros por hora, en un entorno limitado a un máximo de entre 50 u 80 kilómetros por hora, según el tramo.

En el vídeo se puede apreciar cómo el conductor pasa junto a un grupo de jóvenes y un coche estacionado, lo que, según dice en el vídeo, es lo que evita que lo ponga por encima de los 220 kilómetros por hora. No obstante, tras pasar junto a los jóvenes, el conductor no duda en hacer una exhibición de trompos y giros de 360 grados y continuar poniendo el coche al máximo de velocidad permitida.

El pasajero, que es quien graba la escena, advierte desde el principio de que están probando el BMW M3, y reconoce bromeando: “En este sí me pongo el cinturón. No por desconfianza”, dice al subirse al vehículo. “Tampoco la voy a liar, voy a pegarle un taponazo”, le responde el piloto.

Aunque en el vídeo no se llega a apreciar la velocidad en el cuentakilómetros, son los propios ocupantes del vehículo los que alardean de ello. Hacia el final del vídeo, tras una recta en la que se aprecia que el coche alcanza una gran velocidad, el piloto tira del freno de mano en una curva a la izquierda y en el giro acaba golpeando con algo y rompiendo el tren trasero del vehículo.

“Ya la hemos liado. No pasa nada”, dice el piloto. “No le has hecho mucho pero el tren trasero lo hemos roto”, dice el copiloto. Éste sale del coche y muestra el golpe y los efectos del giro temerario, y lo hace rodeado de jóvenes, en un ambiente casi festivo.

La Guardia Civil ha confirmado que está intentando averiguar quiénes son los jóvenes que aparecen en el vídeo, que se llegan a llamar por su nombre en el mismo. Además, han confirmado que ya se ha determinado la velocidad a la que iban y que es sensiblemente superior a la permitida. El resto de diligencias son secretas, y los agentes están a la espera de conocer más datos, según han señalado a este periódico.

Etiquetas
stats