La Guardia Civil encuentra el cadáver del ahogado en Iznájar

Los buzos han reflotado el vehículo, hallado a 50 metros de profundidad, para excarcelar el cuerpo en la superficie

La Guardia Civil ha encontrado el cadáver del joven de 19 años ahogado el día de Año Nuevo en el pantano de Iznájar. Según han confirmado fuentes del instituto armado, que aún no se atreven a confirmar que se trate del joven, los buzos de la Guardia Civil han hallado un cuerpo en el interior de la Renault Kangoo que localizaron ayer mismo a unos 50 metros de profundidad. Por la tarde, los agentes han reflotado el vehículo para poder excarcelar el cadáver ya en la superficie, tras unas labores, muy laboriosas.

El cadáver ha sido hallado por un buzo de la Guardia Civil en la primera inmersión que han realizado esta mañana. La profundidad del lugar y sobre todo el fondo del pantano, con mucho lodo y maleza, complica mucho la visibilidad y el trabajo de los agentes de la unidad subacuática. Por eso, han decidido sacar el coche a la superficie para poder excarcelar e identificar el cadáver. El sistema que han usado para elevar el coche consiste en el hinchado de unos globos sujetos al vehículo. Por la tarde, los agentes han conseguido reflotar el vehículo y rescatar el cadáver.

Ayer a media tarde, la Guardia Civil localizó en el fondo del pantano de Iznájar la Renault Kangoo que se hundió el pasado día de Año Nuevo. En el coche viajaba un chico de 19 años. El chico viajaba en la furgoneta sentado en la parte de atrás. Delante conducía su madre, de 46 años, y su novia, de 18. Según fuentes de la investigación, la madre había ido a recogerlo a una fiesta de Nochevieja. El joven le había llamado porque había bebido. Sobre las 9.05 de la mañana, se produjo el accidente. El lugar, el kilómetro 47 de la A-333, es un mirador natural del pantano de Iznájar precedido de una curva no demasiado pronunciada. Al parecer, el coche se salió en la curva, rompió la valla del mirador y cayó al pantano. La mujer y la joven, aunque aturdidas por el golpe, pudieron abrir las puertas delanteras y salir a la superficie a nado. El joven, sin embargo, se sumergió en el interior de la Renault Kangoo.

De momento, se desconoce el motivo por el que se salió el coche de la carretera. La Guardia Civil maneja la investigación con delicadeza y aún no ha hablado de forma extensa con la madre, que conducía. La mujer aún está conmocionada por lo sucedido. Hasta que no se pueda rescatar el vehículo no se podrá comprobar si se trató de un fallo mecánico o de un error de conducción. Lo que sí tienen claro los agentes es que se trata de un accidente de tráfico sin más vehículos implicados que la Kangoo.

Desde el día del accidente, seis guardias civiles de la unidad subacuática buscan en una zona perimetrada del pantano de Iznájar el coche. Según fuentes de la Guardia Civil, los especialistas están repartidos en dos lanchas y están apoyados por un robot submarino con una cámara de vídeo con la que pueden revisar todo el fondo del pantano. El lugar en el que ha caído el coche es uno de los más profundos de todo el pantano de Iznájar.

Por otra parte, Cruz Roja ha desplazado a Iznájar su Equipo de Respuesta Inmediata en Emergencias (ERIE) especializado en Apoyo Psicosocial, con objeto de atender a la familia del joven desaparecido en el pantano, que reside en la aldea de Fuente del Conde. Son cinco las personas que conforman el operativo de la institución humanitaria, cuyo objetivo prioritario es proporcionar una respuesta inmediata y organizada para aliviar el sufrimiento de los familiares de la víctima del siniestro ocurrido en el embalse iznajeño.

Etiquetas
stats