Guadalcázar abrirá la fosa para buscar a 'Los Carboneros'

Trabajo de identificación de restos de Aremehisa en Aguilar de la Frontera | MADERO CUBERO
Aremehisa anuncia que el 29 de agosto iniciará una excavación para dar con los cadáveres de siete miembros de una misma familia fusilados en septiembre de 1936

La Asociación para la recuperación de la memoria histórica Aremehisa comenzará el próximo día 29 de agosto una nueva excavación con la que pretende la localización y exhumación de la fosa común del cementerio municipal de Guadalcázar.

Según ha informado Aremehisa, para esta intervención arqueológica se contará con un equipo de especialistas que trabajarán bajo la dirección técnica del arqueólogo Andrés Fernández Martín y el antropólogo Juan Manuel Guijo Mauri, quienes ya han dirigido y colaborado en varias exhumaciones de fosas comunes de la guerra civil en Andalucía. En esta intervención se pretende localizar y exhumar los cuerpos de siete hombres, todos pertenecientes a la misma familia, conocida popularmente como Los Carboneros.

Esta familia estaba compuesta por Manuel Torres Herrera, Manuel Galindo Moriana, Manuel Torres Romero, Juan Antonio Marín Sojo, Antonio Marín Lomares alias Marcelino, José Rodríguez Gil y su hijo José Rodríguez, naturales de Casariche (Sevilla) y residentes en Fernán Núñez. Todos ellos fueron asesinados en Guadalcázar en la mañana del día 16 de septiembre de 1936. Después de casi 79 años de estos macabros acontecimientos, Aremehisa asegura que realiza esta intervención arqueológica para poder devolver a sus familiares la esperanza perdida.

Según el trabajo que realizó en su día la Junta de Andalucía, la fosa de Guadalcázar se localizaría en el interior del cementerio municipal. Al menos, eso fue lo que expresaron testigos presenciales de los fusilamientos y enterramientos posteriores. “En conversaciones con personas del lugar, dicen que estaría en el interior del mismo, en el lado derecho, justo en la entrada, pegado a una tapia, que antiguamente eran una pequeña edificación donde se practicaban las autopsias y el antiguo osario, algunos conocían este lugar como el osario de cuando la guerra”, detalla el informe de la Junta.

El mismo informe confirma que son siete las víctimas recogidas en el registro, de las que seis aparecen enterradas allí y una de la que se desconoce el lugar de enterramiento. Algunos lugareños conocen el lugar como el sitio donde se enterraban a las personas de la guerra, que era el antiguo osario. Según datos de otros Registros Civiles como es el caso de Fernán Núñez, hay cuatro inscripciones cuyo lugar de enterramiento es el cementerio de Guadalcázar.

Etiquetas
stats