Francisco Granados medió para comprar Pérez Giménez

Reunión de responsables de Global con los trabajadores a las puertas de Pérez Giménez
Según consta en las escuchas policiales de la trama Púnica, el exsenador del PP intentó conseguir financiación para un empresario de Almería que iba a pujar en la subasta

Los conseguidores de la trama Púnica, desarticulada en octubre del año pasado por la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil y por orden del Juzgado de Instrucción número seis de la Audiencia Nacional, buscaban negocios en toda España. De hecho, su cabecilla, el exsenador y exvicepresidente de la Comunidad de Madrid por el PP Francisco Granados mediaba con conseguidores para cerrar tratos en toda España y llevarse así jugosas comisiones a cambio. Y lo hacía aprovechando sus contactos como uno de los políticos más importantes de Madrid, según la Guardia Civil. Granados (cuyo apellido traducido al latín da nombre a esta operación) medió con un grupo de empresarios para intentar comprar los Laboratorios Pérez Giménez, de Almodóvar del Río, según consta en el sumario de la Púnica, al que ha tenido acceso este periódico.

Así, y según las escuchas policiales al teléfono de Francisco Granados, que lo tenía pinchado, el exsenador popular conoció a un “empresario de Almería” que le presentó Alejandro de Pedro. De Pedro, que también fue detenido en octubre, está considerado como uno de los conseguidores de la trama Púnica y propietario de varias empresas que trabajaban con distintos ayuntamientos. Por ejemplo, poseía una firma que se encargaba de gestionar los perfiles de las redes sociales de distintos cargos públicos. La Guardia Civil cree que los contratos para gestionar estos perfiles, que se pagaban con dinero público, estaban inflados.

En el caso de Pérez Giménez, Granados reconoce durante una llamada telefónica que ha sido De Pedro el que le ha presentado al empresario de Almería y que éste le ha anunciado que se va a presentar a la puja por hacerse con el control de los laboratorios cordobeses. En ese momento, octubre de 2014, se había anulado la anterior subasta, que se había adjudicado a Globalaeronautic y los rusos de Krasfarma estaban intentando reunir dinero para comprar los laboratorios. El pinchazo telefónico es del 15 de octubre. Por eso, se deduce que la intención del empresario de Almería era dejar pasar la subastilla y comprar por lotes los laboratorios.

Según los pinchazos, la empresa de Almería acude a Granados en busca de “financiación”. Así, le exponen que necesitan 12 millones de euros. En el pinchazo telefónico, Granados asegura que viene del banco (no dice cuál) y asegura que le va a proponer el asunto Pérez Giménez a uno de sus responsables “a ver si cuela”. Finalmente, el asunto no se fraguó. Y la empresa de Almería nunca llegó a presentar su oferta. Tampoco pudo, a pesar de que la trama Púnica estalló apenas dos semanas después de esta conversación. No pudo porque finalmente la Audiencia Provincial anuló todo el proceso y ordenó que se le readjudicaran los laboratorios a Globalaeronautic.

Etiquetas
stats